ST. LOUIS, Missouri, EE.UU. (AP) — Las compañías telefónicas de Estados Unidos planean reforzar su cobertura celular en ciertas zonas rurales del país, que a pesar de ser ubicaciones privilegiadas para ver el eclipse solar total del 21 de agosto podrían tener un servicio celular irregular.

Aquellos usuarios que tengan la intención de usar su teléfono para transmitir el eclipse en directo desde uno de esos lugares destacados podrían hacer mejor en dejar su celular en el bolsillo, ponerse las gafas especiales y disfrutar de la maravilla celestial.

El cono de sombra del eclipse _en el que la Luna bloqueará completamente por unos segundos al Sol_ cubrirá primero el estado de Oregón y luego recorrerá 14 estados hasta Carolina del Sur. Será el primer eclipse solar totalmente visible de costa a costa desde 1918.

Los mejores lugares para verlo caen dentro de una franja de 100 a 115 kilómetros (60 a 70 millas) de ancho donde habrá períodos de oscuridad total de un máximo de dos minutos y 40 segundos.

El recorrido cruza zonas que son rurales en gran parte, donde el servicio de telefonía móvil puede ser irregular. Podría ser imposible publicar rápidamente las imágenes en Facebook, Instagram y aplicaciones similares, aunque los operadores planean aumentar temporalmente la capacidad en algunos lugares.

"Esperamos una buena experiencia, pero habrá momentos en los que la red tendrá dificultades", admitió Paula Doublin, vicepresidenta asistente de construcción e ingeniería de AT & T, el segundo proveedor más grande del país.

Algunas comunidades están organizando reuniones de observadores del eclipse que se espera que atraigan a decenas de miles de personas.

En Madras, Oregón, se espera que sus 6.700 residentes sean superados fácilmente en número por los visitantes. Los operadores de telefonía Verizon, AT&T y Sprint planean llevar torres portátiles para servicio celular.

AT&T desplegará ocho torres portátiles en todo el país: en Madras y Mitchell, Oregón; Columbia, Owensville y Washington en Missouri; Carbondale, en Illinois; Hopkinsville, en Kentucky; y en el embalse de Glendo, en Wyoming.

"Es muy similar a una semana de campeonato nacional, que ocurre con la NCAA o deportes profesionales, excepto que ahora está sucediendo en una franja de 3.000 millas de largo", dijo Doublin.