BAGDAD (AP) — Al menos 801 civiles han muerto en ataques aéreos realizados por la coalición liderada por Estados Unidos contra el grupo Estado Islámico en Irak y Siria, según un informe del Pentágono difundido el jueves.

Cinco ataques en Siria, investigados el último mes, provocaron otras 15 muertes de civiles, según el informe.

Pero diversos grupos que monitorean la situación dicen que el número de bajas civiles provocadas por las incursiones aéreas de la coalición es muy superior al que da el Pentágono.

Desde agosto de 2014, más de 5.000 civiles han muerto como resultado de los ataques de la coalición en Irak y Siria, de acuerdo con la organización Airwars, con sede en Londres.

La mayoría de las denuncias de muertes civiles provienen actualmente de Siria. El Pentágono dice que está evaluando 695 informes de muertes de civiles, de los cuales más de 400 provienen de los ataques en Siria.

Fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos arrebataron la ciudad de Raqqa al Estado Islámico en octubre y expulsaron a los milicianos de un tramo de territorio en el valle del río Éufrates.

Cada investigación que consideró creíble una denuncia determinó que “lo más probable” era que el ataque de la coalición provocara la muerte de un civil, según el informe.

“Aunque se tomaron todas las precauciones factibles y se tomó la decisión de atacar cumpliendo con la ley del conflicto armado, desgraciadamente se produjeron bajas civiles no intencionales”, añadió el Pentágono.

Se atribuye a los ataques aéreos de la coalición el haber ayudado a los avances de fuerzas terrestres iraquíes y sirias contra el Estado Islámico. Desde que comenzaron los ataques aéreos en agosto de 2014, el territorio en poder del grupo extremista se ha reducido a pequeños tramos desérticos en la frontera sirio-iraquí.