MANCHESTER, Inglaterra (AP) — El objetivo del Manchester City de un póker de títulos en la temporada se disipó el lunes al quedar eliminado inesperadamente en la Copa FA con una derrota 1-0 en la cancha del Wigan de la tercera división del fútbol inglés.

Wigan fue el verdugo del City en la final de la Copa FA de 2013. Esta vez, el gol de Will Grigg a 11 minutos del final bastó para que el club de la “League One” gestara el batacazo en la fase de octavos de final. Les tocará medirse con Southampton en los cuartos de final.

El City jugó en inferioridad numérica todo el segundo tiempo tras la expulsión de su lateral izquierdo Fabian Delph por una dura entrada sobre Max Power.

El incidente provocó un caldeado cruce entre el técnico del City Pep Guardiola y su contraparte de Wigan Paul Cook al costado de la cancha y luego en el túnel durante el descanso.

La polémica ardió cuando el árbitro Anthony Taylor expulsó a Delph por su barrida ante Power.

Taylor sacó primero una tarjeta amarilla, pero finalmente decidió mostrar la roja, desatando la ira de los jugadores del City, que le reclamaban que la decisión fue severa.

Guardiola aceptó la decisión del árbitro y minimizó su importancia.

“Hicimos un buen segundo tiempo con 10 hombres, así que fue algo que influyó un poco en nuestro juego”, comentó el técnico catalán. “Por supuesto que con 11 es más fácil. Nos anotaron un gol con su único tiro a puerta y hemos perdido. Así es el fútbol”.

Aparte de liderar la Premier, el City afronta la final de la Copa de la Liga este sábado contra Arsenal y tiene un pie adentro en los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.

“Estamos tristes porque queríamos avanzar. Este es un bonito torneo”, dijo Guardiola. “Felicidades al Wigan”.

Los visitantes monopolizaron la posesión, pero no supieron materializar en goles ese dominio. El delantero argentino Sergio Agüero cabeceó desviado al comienzo del partido y luego el arquero rival Christian Walton se lució con una notable atajada ante un remate de Ilkay Gundogan.

Agüero rozó el gol tras una internada en el área poco antes del descanso, pero otra intervención de Walton salvó a los anfitriones.

Incapaz de romper el cerrojo ofensivo del oponente, el City quedó condenado cuando Grigg capitalizó el error de Kyler Walker para anotar el gol de la victoria a 11 minutos del final. El delantero norirlandés se apoderó de un balón a mitad de cancha, cargó hacia al frente y definió desde el borde del área ante el arquero chileno Claudio Bravo.

Wigan se defendió como pudo en los últimos minutos, con sus hinchas invadiendo la cancha cuando el árbitro dio el silbatazo final.

“La suerte estuvo de nuestro lado con un par de centros, pero eso es lo que la Copa sea tan especial”, dijo Cook. “Nuestros jugadores se merecen mucho crédito por todo el esfuerzo que han dado y la energía que pusieron. Hay que hacerlo así para vencer a un equipo como el Man City”.