NUEVA YORK (AP) — Un juez estadounidense autorizó el miércoles que un psicólogo examine al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán en la cárcel de Nueva York en que se encuentra.

Guzmán sonrió y saludó desde lejos a su esposa y dos hijas jóvenes al entrar en el tribunal en Brooklyn para una breve audiencia preliminar, en la que su defensa pidió aprobación para el examen después de meses de quejarse de las duras condiciones carcelarias en las que está.

“Le está fallando la memoria, no está recordando cosas", dijo el abogado Eduardo Balarezo afuera del juzgado cuando se le preguntó sobre el estado de salud de su cliente. "No quiero que esto llegue a un punto en que él no pueda apoyar en su propia defensa”.

El juez federal Brian Cogan autorizó la visita de un psicólogo, pero aclaró que el capo sólo podrá hablar con él, sin tener contacto físico alguno.

Guzmán, de 60 años, fue extraditado a Estados Unidos en enero y se declaró inocente de dirigir el cártel de Sinaloa, una multimillonaria red internacional de narcotráfico responsable de asesinatos y secuestros. En México, “El Chapo” se escapó de la cárcel dos veces, la segunda ocasión en el 2015 mediante un túnel de kilómetro y medio (una milla) que llegaba hasta la ducha dentro de su celda.

Según documentos de la defensa, a Guzmán se le permite salir de su celda sólo una hora por día y sus hijas solo lo han visitado una vez. Añaden que la celda es “gélida” y sin aire fresco.

En semanas recientes, “El Chapo” ha sufrido un “notable deterioro de su estado mental”, con alucinaciones, depresiones y jaquecas, dice el documento.

"Es obvio para la defensa que algo no anda bien con el señor Guzmán", dijeron los abogados en su pedido.

En una carta al tribunal fechada el martes, la fiscalía advierte que usará miles de documentos y grabaciones como evidencia contra Guzmán en su juicio el año entrante. La evidencia incluye videos "relacionados con un tiroteo en el aeropuerto de Guadalajara en 1993, los escondites que ha usado el acusado, la fuga de la cárcel que protagonizó en el 2015 y los operativos policiales para recapturarlo”, dice la carta.

Según reportes noticiosos, un cártel rival trató de asesinar a Guzmán en el aeropuerto de Guadalajara en 1993, pero en lugar de ello mató al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

Se prevé que en el juicio el gobierno también se apoye en el testimonio de personas que cooperaron con “El Chapo” y que tienen conocimiento del funcionamiento interno del cártel. Seguramente la defensa intentará atacar su credibilidad.

Los que cooperaban “o ya se declararon culpables, o ya fueron sentenciados, o van a enfrentar cadena perpetua, o 20 o 30 años”, declaró Balarezo ante los reporteros. “Y cada uno de ellos va a estar aquí tratando de reducir su sentencia”.

___

La periodista Claudia Torrens de The Associated Press contribuyó a este despacho.