DENVER (AP) — Michelle Obama dice que haber roto las barreras laborales como la primera mujer negra que llegó a ser primera dama de Estados Unidos le dejó algunas cicatrices emocionales.

Obama habló el miércoles por la noche en Denver, durante un acto para la Fundación de Mujeres de Colorado. Dijo que se sentía herida "al saber que luego de ocho años de trabajar muy duro por este país, aún hay gente que no me ve por lo que soy debido al color de mi piel", reportó The Denver Post.

El diario dijo que Obama se refirió a personas que la calificaron de “simio” o que criticaron su cuerpo. La primera dama dijo que quiere que el mundo entienda que las mujeres sufren "pequeñas cortadas" todos los días y sin embargo “nos seguimos levantando".

Reiteró que no va a buscar un cargo público, aunque ella y el expresidente Barack Obama seguirán en el servicio público.