WASHINGTON (AP) — El máximo general de Estados Unidos dijo que los estadounidenses, incluidas las familias de los soldados que fallecieron en Níger, merecen respuestas sobre la emboscada mortal ocurrida ahí hace algunas semanas.

El general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo que los cuatro efectivos de las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos murieron el 4 de octubre durante una “situación complicada” y un “tiroteo difícil”.

Dunford señaló que las fuerzas estadounidenses han estado en Níger de forma intermitente por más de dos décadas.

Cerca de 800 efectivos estadounidenses se encuentran en Níger para apoyar la misión dirigida por los franceses para vencer al grupo Estado Islámico, a Al Qaeda y a Boko Haram en el oeste de África.

El general reconoció que aún quedan muchas preguntas por responder sobre lo sucedido cerca de la frontera de Malí con Níger.

Entre los asuntos sin resolver están si los soldados estadounidenses tenían el equipo necesario para su operativo, o si hubo alguna falla en la planeación y por qué tomó tanto tiempo recuperar uno de los cuerpos.