DEARBORN, Michigan, EE.UU. (AP) — Ford Motor Co. acordó pagar 10,1 millones de dólares para poner fin a un litigio en que obreros de dos plantas en la zona de Chicago denunciaron acoso racial y sexual.

El acuerdo anunciado esta semana surge después de una investigación por parte de la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Estados Unidos según la cual había evidencias de empleados negros y mujeres fueron objeto de acoso racial y sexual en una planta ensambladora y en una planta estampadora de la Ford.

La empresa dijo que no admitía culpabilidad alguna pero que decidió poner fin al litigio “para evitar una disputa prolongada”. Agregó que llevó a cabo su propia investigación y que tomó “medidas disciplinarias apropiadas, inclusive despidos”.

Según el acuerdo, Ford ofrecerá entrenamiento a sus empleados sobre maneras de comportarse a fin de evitar el acoso y la discriminación.