BERLÍN (AP) — Seis ex empleados del fabricante alemán de armas Heckler & Koch están en juicio por violar las leyes de control de venta de armas a México.

El iniciar el procedimiento el martes, los fiscales acusaron a los procesados de entregar casi 4.500 fusiles de asalto, municiones y accesorios en áreas conflictivas en México de 2006 a 2009.

El fiscal Karlheinz Erkert dijo ante la corte de Stuttgart que los acusados sabían que los fusiles G-36, valuados en 4,9 millones de dólares, no tenían que ser exportados y que a cambio esperaban “no pocas fuentes de ingresos”.

Los abogados de los acusados rechazaron las acusaciones diciendo que las armas se entregaron a las autoridades mexicanas, quienes prosiguieron con la venta dentro del país.

Grupos de derechos humanos dicen que las armas entregadas en México muchas veces terminan en manos de los cárteles del narcotráfico.