PITTSBURGH (AP) — Una elefanta que nació prematuramente tuvo que ser sacrificada, informó el miércoles el zoológico de Pittsburgh que la albergaba.

La criatura nació en mayo con unos 30 días de anticipación, y al pesar apenas 83 kilos (184 libras), estaba a unos 23 kilos (52 libras) por debajo de lo normal, informó el Pittsburgh Zoo & PPG Aquarium.

La madre había rechazado a su cría, por lo que los empleados del parque la alimentaban con nutrientes lácteos combinados con la leche de otra elefanta.

El animalito dejó de comer cuando le empezaron a crecer los colmillos. El personal del zoológico le insertó un tubo de alimentación, pero la elefanta no aumentó de peso lo suficiente.