DETROIT (AP) — Unos esposos de Chicago cuyo hijo de 19 años presuntamente los mató en su dormitorio de la Universidad Central de Michigan criaron bien a sus tres hijos, afirmó el domingo un amigo de la familia.

James Eric Davis padre y su esposa, Diva, eran “padres muy cariñosos” y criaron a James Eric Davis hijo “de manera fenomenal”, dijo Jordan Murphy, quien trabajó junto a Davis padre como reclutador de la Guardia Nacional de Illinois en Chicago entre 2004 y 2008.

Los padres fueron asesinados el viernes en la mañana en el dormitorio de Davis hijo ubicado en el área residencial Campbell Hall de la Universidad Central de Michigan, campus Mount Pleasant. Davis hijo se dio a la fuga y fue arrestado el sábado en la mañana. Enfrenta cargos de homicidio y relacionados con armas de fuego.

“Lo conozco desde que tenía cuatro o cinco años”, dijo Murphy de Davis hijo. “Conociendo a la familia, sucedió algo fuera de lo común. Algo externo afectó la situación que causó que ocurriera esta desafortunada tragedia”.

Los padres recién habían recogido a Davis hijo del hospital, adonde fue llevado un día antes por supuesto abuso de drogas después de que agentes de la policía del campus dijeron que actuaba de manera errática, dijo el jefe de la policía universitaria Bill Yeagley. Lo llevaron a su dormitorio para que empacara sus cosas antes de las vacaciones de primavera cuando fueron baleados con un arma que pertenecía a Davis padre.

Las autoridades no han dicho si detectaron drogas en el cuerpo de Davis hijo.

La familia es originaria de Plainfield, Illinois. Davis padre era policía de medio tiempo en Bellwood, Illinois. También fue miembro durante muchos años de la Guardia Nacional de Illinois, y estuvo desplegado en la guerra de Irak.

Murphy, de 41 años, dijo que la pareja tiene un hijo mayor y una hija menor. Fueron “padres muy cariñosos que siempre estuvieron presentes” con sus hijos, añadió.

“No paraban de presumir a sus hijos”, dijo. “Era una familia nuclear: la madre y el padre juntos, criando a sus hijos con valores”.

Murphy dijo que su familia vivía a menos de 3,2 kilómetros (2 millas) de la familia de Davis en Plainfield, antes de mudarse a St. Johns, Florida.

Davis hijo “es un buen chico. Es un joven maravilloso”, dijo Murphy. “Es el tipo de joven que sostenía la puerta y se hacía a un lado para que pasaran los adultos”.