BERLÍN (AP) — El número de nuevos solicitantes de asilo registrados en Alemania cayó de forma significativa el año pasado a unas 186.000 personas, según indicó el martes el gobierno.

La cifra de 186.444 personas ofrecida por el Ministerio del Interior contrasta con las aproximadamente 280.000 de 2016 y el pico de 890.000 el año anterior, en pleno apogeo de una oleada de migrantes que llegaron a Europa desde Oriente Medio y otros lugares.

Los sirios fueron el grupo más grande de nuevos inmigrantes el año pasado, con 47.434 personas. Les seguían los iraquíes con 21.043 recién llegados y los afganos con 12.346 personas.

En diciembre se registraron 13.082 llegadas, un poco menos que en los meses anteriores.

La enorme oleada de migrantes en 2015 causó presiones sobre la canciller alemana, Angela Merkel, procedentes de la derecha de su grupo conservador, e impulsó el apoyo al partido nacionalista antiinmigrantes Alternativa por Alemania, que el año pasado logró escaños en el parlamento por primera vez.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere, dijo que pese a la tendencia, las cifras del año pasado siguen siendo “demasiado altas”, aunque no aclaró cuáles consideraría apropiadas el gobierno.

En total, 222.683 personas presentaron solicitudes formales de asilo el año pasado, pero eso incluía a personas que ya habían llegado antes y tenido que esperar para formalizar su petición, explicó a la prensa De Maiziere.

La agencia de inmigración ya ha resuelto en gran parte lo que en ocasiones llegó a ser una larga lista de casos pendientes, indicó.

El ministro recalcó la necesidad de seguir trabajando para impedir que los contrabandistas lleven inmigrantes de forma ilegal a Europa y garantizar que los que llegan como refugiados de verdad necesitan protección.