MEXICO (AP) — Manuel Camacho Solís, el hombre que encabezó las negociaciones del gobierno de México con los rebeldes zapatistas tras su levantamiento armado en 1994, murió el viernes. Tenía 69 años.

Camacho, quien se desempeñaba como senador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática o PRD, falleció de un problema cerebral que padecía desde hace tiempo, dijo a The Associated Press Mario Reséndiz, un asistente del político que no detalló el padecimiento. Medios locales señalaron que tenía un tumor cerebral.

Camacho fue también gobernante de la ciudad de México entre finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, una época en que ese puesto era designado por el presidente en turno y se le conocía como "regente". A partir de 1997, el alcalde capitalino se elige mediante votación ciudadana.

Buena parte de su carrera política la hizo de la mano del hoy oficialista Partido Revolucionario Institucional o PRI, que en una primera etapa gobernó por siete décadas de manera ininterrumpida hasta 2000 y en 2012 recuperó la presidencia.

También fue brevemente canciller.

Cuando la guerrilla del Ejército Zapatista de Liberación Nacional se levantó en armas en enero de 1994 en el estado sureño de Chiapas en defensa de los derechos de los indígenas, el entonces presidente Carlos Salinas nombró a Camacho como negociador para lograr acuerdos de paz.

Dos semanas después de enfrentamientos armados, las pláticas de paz comenzaron.

Los zapatistas mantienen su presencia y operan en comunidades autónomas en Chiapas.

La participación de Camacho como negociador ante los zapatistas lo marcó por mucho tiempo, debido a que el alto perfil que obtuvo lo llevó, según algunos, a opacar en al candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio. Ambos habían sido rivales en el proceso de selección del aspirante por ese partido.

Colosio fue asesinado en marzo de ese año.

Tras dejar el PRI, Camacho fue candidato presidencial en 2000 por el Partido de Centro Democrático, un grupo que fundó él mismo y que desapareció después de los comicios de ese año al no obtener los votos suficientes para mantener el registro.

Posteriormente se sumó al PRD, partido por el que fue electo senador en 2012.