WASHINGTON (AP) — Las metas de ajuste que aspira alcanzar el gobierno del presidente Mauricio Macri son posibles pero requerirán un fuerte compromiso de la sociedad argentina en su conjunto, dijo el viernes el Fondo Monetario Internacional.

“Tenemos convicción de que son medidas factibles, realistas, pero requieren un fuerte compromiso de toda la sociedad argentina”, dijo el jefe de la misión del FMI en Argentina Roberto Cardarelli un día después de que el organismo y las autoridades argentinas acordaron un préstamo “stand-by” excepcional de 36 meses de plazo por 50.000 millones de dólares.

Organizaciones sociales, sindicatos y partidos opositores argentinos han protestado recientemente contra la intervención del FMI, al que perciben como responsable de la crisis económica y social de fines de 2001.

Pero el economista jefe para América Latina del Fondo, Alejandro Werner, señaló que la economía argentina de aquel momento padecía unos “desequilibrios importantes” que ahora no están presentes.

“En este momento la economía argentina va por buen camino”, dijo Werner, aunque admitió que “los gobiernos tienen que tomar decisiones difíciles para ver qué segmentos del presupuesto proteger”.

Está previsto que Macri mantenga un encuentro el sábado en Quebec con la titular del FMI, Christine Lagarde, en el marco de la cumbre del G7 que agrupa a Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá, informó la agencia oficial de noticias Télam.

Argentina acudió al Fondo por primera vez en casi dos décadas tras ser sacudida en mayo por una crisis cambiaria durante la cual el peso sufrió una devaluación de más del 20% que obligó al Banco Central a vender miles de millones de dólares de reservas. Macri argumentó que el préstamo impedirá una crisis económica de mayor magnitud.

El dólar cerró el viernes a 25,80 pesos por unidad, 40 centavos más que la víspera, según el estatal Banco de la Nación Argentina, luego del anuncio del acuerdo con el FMI y de que las autoridades del Banco Central informaran que la entidad emisora iba a dejar de ofrecer 5.000 millones de dólares diarios para poner un techo de 25 pesos por unidad y contener así la devaluación, como hacía desde mediados de mayo.

El titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, aclaró que la decisión de retirar la oferta en dólares “no quiere decir que sea un régimen donde nunca se interviene” y que ello se hará cuando se produzcan “movimientos disruptivos”.

Analistas económicos destacaron que la presión sobre la divisa no cede pese al acuerdo logrado con el Fondo, aunque consideraron que está dentro de lo normal y que habrá que esperar cuál es la tendencia en los próximos días.

El ministro argentino de Economía, Nicolás Dujovne, precisó el jueves que el acuerdo incluye la meta de acelerar el ritmo de reducción del déficit fiscal para alcanzar el equilibrio en 2020. Además prevé una inflación de 17% para 2019, 13% en 2020 y 9% en 2021.

Werner subrayó la importancia de que el programa permita revisar las metas fiscales en caso de que el impacto de los ajustes amerite un aumento del gasto social.

Cardarelli dijo que el FMI ha comenzado en años recientes a dar gran atención al impacto social de los programas de ajustes. “No sólo es un tema ético, sino de sostenibilidad”, indicó.

Ambos funcionarios coincidieron en que si el directorio ejecutivo da el visto bueno al acuerdo el 20 de junio, Argentina obtendrá un desembolso inicial de 15.000 millones de dólares.

El FMI hará una evaluación trimestral y Cardarelli calcula que su primera visita en el marco del plan sería en agosto.

Al préstamo del Fondo se suman aportes por unos 5.600 millones de dólares del Banco Mundial, la Corporación Andina de Fomento y el Banco Interamericano de Desarrollo.

____

La periodista de The Associated Press Almudena Calatrava contribuyó en esta nota desde Buenos Aires.

____

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: http://www.twitter.com/luisalonsolugo