BOGOTÁ (AP) — Un juez aumentó el jueves la condena al autor de la violación y asesinato de una niña de 7 años que apareció muerta en un apartamento de clase alta de Bogotá, un caso que causó indignación en Colombia.

Rafael Uribe Noguera, un ingeniero de 39 años, había sido condenado en marzo a 51 años de prisión por los delitos de homicidio agravado, secuestro simple y acceso carnal.

El juez del Tribunal Superior de Bogotá , Mario José Agudelo, resolvió incrementar en siete años la pena, que ahora será de 58 años, tras argumentar que es necesario castigar este crimen “con todo el rigor de la ley... No hubo recato alguno para arrebatarla y sustraerla de su entorno. Aquí no sólo se arruinó una vida, devastó a una familia desamparada, sino que la sociedad entera se vio afectada y estremecida en su ser”, dijo al leer el fallo.

La investigación del Instituto de Medicina Legal de Colombia concluyó que la niña había muerto por asfixia luego de ser abusada sexualmente.

En marzo, además de la condena, a Uribe Noguera se le había impuesto el pago de una multa equivalente a 100 salarios mínimos (unos 22.000 dólares). El juez elevó también la multa a unos 400.000 dólares.

Durante el transcurso del juicio Uribe Noguera aceptó su responsabilidad en el crimen.

El 4 de diciembre Uribe Noguera raptó a la menor frente a su casa en un barrio pobre a las afueras de capital, la llevó en su camioneta hasta su apartamento y luego de abusar de ella la estranguló.

La policía encontró el cuerpo desnudo de la pequeña debajo de un jacuzzi mientras Uribe Noguera estaba recluido en una clínica por una supuesta sobredosis de drogas y alcohol.

En Colombia la máxima condena es de 60 años de prisión ya que no existe la cadena perpetua ni la pena de muerte.

La conmoción que desató el caso escaló al punto que reabrió el debate sobre la pena a cadena perpetua en el país.