NÁPOLES, Italia (AP) — Cualquier asunto relacionado con Diego Maradona en el estadio de San Paolo es motivo de celebración.

El miércoles, Sergio Agüero se convirtió en el goleador histórico del Manchester City con un tanto en la victoria por 4-2 sobre el local Napoli. Y el logro del exyerno de Maradona pareció cosa del destino.

“Este momento es único”, declaró Agüero. “Esta camiseta es para mi hijo. Me envió un mensaje de texto y se la llevaré”.

Agüero y Gianinna Maradona se separaron en 2012. Su hijo Benjamín es el nieto mayor del astro argentino, quien llevó al Napoli a coronarse en la Serie A italiana en 1987 y 1990.

Evidentemente, Maradona no estará complacido con el resultado, que dejó a su querido Napoli seminoqueado en la Liga de Campeones de Europa y que aseguró para los “Citizens” un boleto en los octavos de final.

El “Kun” Agüero anotó el tercer gol de su equipo. Finalizó un veloz contraataque a los 69 minutos, para alcanzar los 178 goles con el City, uno más que Eric Brook, quien logró su marca en 453 partidos entre 1928-1940.

“He deseado este momento durante mucho tiempo”, aseveró el delantero argentino, quien ha alcanzado esta cifra de tantos en 264 partidos con el City, a donde llegó en 2011 procedente del Atlético de Madrid.

“Cuando alguien ha conseguido lo que él ha logrado acá, lo único que puedes decir es ‘felicitaciones’”, manifestó el técnico del City, Josep Guardiola. “Él es una leyenda”.

El gol mostró que Agüero ha recuperado la forma tras fracturarse una costilla durante un accidente automovilístico en septiembre, cuando pasaba un día de descanso en Holanda.