NACIONES UNIDAS (AP) — El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas postergó hasta el sábado una votación sobre una resolución que exige un cese del fuego de 30 días por razones humanitarias en Siria, con la esperanza de reducir un desacuerdo en torno al momento en que deberán detenerse los combates.

El embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, dijo que un cese del fuego inmediato es una petición poco realista.

Tras seis horas de negociaciones, el embajador de Kuwait ante la ONU y actual presidente del consejo, Mansour Al-Otaiba, le dijo el viernes a la prensa que los miembros “están muy cerca” de un acuerdo y las negociaciones continúan.

El consejo se reunirá a mediodía del sábado, hora del este de Estados Unidos, y habrá una votación.

La resolución, promovida por Kuwait y Suecia, pide que el cese del fuego entre en vigor 72 horas después de su adopción, seguido por el inmediato acceso de caravanas de ayuda humanitaria y equipos médicos para sacar a los heridos y enfermos de gravedad.

Afirma que 5,6 millones de personas en 1.244 comunidades padecen “urgente necesidad”, incluidos 2,9 millones de personas en lugares de difícil acceso y sitiados.

Una modificación propuesta por Rusia, que los promotores rechazaron, habría descartado un cese del fuego inmediato. En su lugar, habría exigido que todas las partes “detuvieran las hostilidades lo más pronto posible” y trabajaran para una “pausa humanitaria” de por lo menos 30 días.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, que no participó en las negociaciones del viernes, tuiteó: “Increíble que Rusia frene el voto sobre un cese del fuego para permitir el acceso humanitario a Siria. ¿Cuántas personas más morirán antes de que el Consejo de Seguridad se ponga de acuerdo para votar?”.

Suecia y Kuwait, y sus partidarios en el consejo, han presionado para tomar una acción inmediata a medida que aumentan las muertes por una serie de bombardeos sirios en un suburbio de Damasco conocido como Ghouta oriental, el cual está bajo control rebelde.

“Se trata de salvar vidas”, dijo Olof Skoog, embajador de Suecia ante las Naciones Unidas. “Los convoyes y equipos de evacuación de la ONU están listos para entrar. Es hora de que el consejo se una y asuma su responsabilidad para evitar urgentemente una situación tan desesperada que no hay palabras para expresarla”.