NUEVA YORK (AP) — Richard Cordray, el primer director de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, dijo el miércoles que renunciará al puesto a fin de mes.

Cordray fue designado por el entonces presidente Barack Obama. Su renuncia anticipada le permitirá al actual presidente Donald Trump designar a su propio director de la poderosa agencia creada a raíz de la crisis financiera. Un designado de Trump podría anular las protecciones creadas por Cordray y sus colaboradores en los primeros años de la agencia.

La renuncia de Cordray no causa sorpresa. Se preveía que el nativo de Ohio se presentaría como candidato a gobernador en 2018 y no podía hacer campaña y mantener el puesto al mismo tiempo.

“Ha sido una alegría de mi vida haber tenido la oportunidad de servir al país como primer director de la Oficina del Consumidor”, dijo en un memorando a los empleados. No explicó el motivo de su renuncia.

Obama creó la oficina (CFPB por sus siglas en inglés) al aprobar una serie de leyes tras la crisis financiera de 2008 y la subsiguiente recesión. La agencia recibió el mandato de servir de ombudsman de los consumidores frente a los bancos, las tarjetas de crédito, las empresas que otorgan créditos estudiantiles e hipotecarios, los cobradores de deudas y los que efectúan préstamos sobre el sueldo.

Cordray fue un director agresivo. La oficina aplicó o propuso una multitud de reglamentos para el sector financiero, lo cual lo convirtió en blanco de cabilderos y de legisladores republicanos que lo acusaban de extralimitarse. Algunos legisladores habían instado a Trump a que lo despidiera.

En vista de otros nombramientos de Trump, el nuevo director probablemente será mucho más amigable con el sector financiero que Cordray.