BERLÍN (AP) — Policía y autoridades alemanas recibieron críticas el martes por la violencia registrada en una protesta de ultraderecha en la ciudad oriental de Chemnitz que causó al menos seis heridos.

La protesta del lunes en la noche, provocada por la muerte de un alemán de 35 años en un altercado con inmigrantes durante el fin de semana, terminó con enfrentamientos entre neonazis y manifestantes de izquierda.

La policía de Chemnitz reconoció que movilizó a pocos policías para cubrir la manifestación, según reportó la agencia de noticias alemana dpa. Las imágenes mostraron a agentes que intentaban evitar que los manifestantes de derecha rompieran las barreras policiales. Los participantes hicieron saludos nazis y cantaron “¡La resistencia nacional se manifiesta aquí!”.

El estado oriental de Sajonia, donde está Chemnitz, es desde hace tiempo un semillero de sentimiento antiinmigración. El partido de ultraderecha Alternativa para Alemania recibió casi un 25% de los votos en la ciudad el año pasado.

El opositor partido de Los Verdes acusó al ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, de avivar ese sentimiento en los últimos meses y pidió que estudie su dimisión ante los actos violentos.

La policía de Chemnitz detuvo a un sirio de 22 años y a un iraquí de 21 por un supuesto delito de homicidio involuntario en la muerte de un hombre alemán tras un festival callejero en la madrugada del domingo.

La fiscal Christine Muecke señaló que el asesinato estuvo precedido por una confrontación verbal que fue a más.