CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro pidió el lunes investigar a sacerdotes católicos que han hecho críticas sobre la situación del país y han cuestionado al gobierno.

En un discurso, Maduro pidió a la Fiscalía General, la Contraloría General, la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Supremo investigar por supuestos delitos de odio a algunos sacerdotes que habrían hecho críticas contra el gobierno. “Habría que ver... si las palabras emitidas por algunos de estos personajes no corresponden verdaderos delitos de odio, que pretenden generar enfrentamientos entre los venezolanos, violencia, muerte, exclusión, persecución”, dijo el mandatario durante la presentación de su mensaje anual al país en la Asamblea Nacional Constituyente.

“Esta gente (en alusión a los sacerdotes) ya nadie los escucha... ya no creemos en intermediarios y menos con en estos diablos con sotana”, agregó.

Sin mencionar su nombre, Maduro condenó las palabras de un sacerdote que “nos llamó a todos nosotros pestes”. El comentario coincide con el sermón que ofreció el pasado domingo el obispo Victor Hugo Basabe en una misa en el estado central de Lara, donde pidió a la virgen de la Divina Pastora librar a Venezuela de la “peste” de la indiferencia y de la “corrupción política” que ha conducido a Venezuela a la ruina moral, económica y social, según reportaron medios locales.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero ahora está padeciendo una crisis económica después de casi dos décadas de gobierno socialista.

Maduro ha mantenido durante sus casi cinco años de mandato tensas relaciones con la cúpula de la Iglesia Católica, que ha sido crítica del gobierno, a la que ha acusado de estar alineada con la oposición.