SAN DIEGO, California, EE.UU. (AP) — Luis Enrique Monroy Bracamonte tenía más de qué esconderse que muchos de los aproximadamente 11 millones de personas que viven sin permiso en Estados Unidos. En su historial figuraban una condena por venta de drogas en Arizona y dos deportaciones a México.

Su pasado lo hubiese señalado claramente para expulsarlo nuevamente del país, pero pasó desapercibido hasta que lo arrestaron el viernes bajo cargos homicidio, intento de homicidio y secuestro de vehículo tras matar a dos policías en dos ataques a tiros en un solo día en el norte de California.

Durante el gobierno del presidente Barack Obama ha habido más de dos millones de deportaciones- Las autoridades estadounidenses han establecido tres prioridades para la expulsión de extranjeros: los que representen una amenaza para la seguridad pública, cualquiera con un historial de infracciones migratorias graves y personas que hayan cruzado recientemente sin permiso hacia Estados Unidos.

Los antecedentes de Monroy Bracamonte se ajustaban a las primeras dos circunstancias. Para el domingo seguía siendo un misterio cómo eludió la detección de las autoridades.

El hombre dijo inicialmente a los investigadores que era Marcelo Márquez, de 34 años, vecino de Salt Lake City, pero sus huellas dactilares coincidían con los registros biométricos de Monroy Bracamonte en una base de datos federal, dijo la portavoz de la Policía del Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Virginia Kice.

El individuo fue deportado por primera vez en 1997 después que fue declarado culpable de posesión de drogas con intención de venderlas en Arizona; después lo arrestaron y lo repatriaron nuevamente en 2001 a México.

El jefe de la Policía del Condado Sacramento, Scott Jones, dijo el domingo al periódico The Sacramento Bee que Monroy Bracamonte quizá vivió con muchas identidades y posiblemente tuvo líos con la ley con otro nombre.

"No estamos convencidos de que tengamos todo el panorama de su identidad", declaró Jones al periódico. "Inmigración ha presentado una identidad. No estamos totalmente convencidos de que la única que usaba", agregó.

Mauro Márquez, suegro del detenido, dijo al periódico Los Angeles Times que siempre lo conoció como Luis Monroy y dijo que era pintor de casas. Afirmó que su yerno y su esposa se mudaron a Utah hace un par de años después de casarse hace unos 14 años en Arizona.

Márquez afirmó que todos los años él y su esposa pasaban un par de días en Navidades con la pareja en su casa en West Valley, suburbio de Salt Lake City.

Janelle Márquez Monroy, de 38 años, fue arrestada por intento de homicidio y secuestro de vehículo después de los ataques a tiros del viernes, en los que murieron dos agentes y resultaron heridos otro policía y la víctima a la que le arrebataron el carro.

Según una investigación de expedientes judiciales de Marcelo Márquez en Utah, esta persona tenía un historial de 10 multas e infracciones menores de tránsito entre 2003 y 2009, situaciones que típicamente no ameritan una verificación de huellas dactilares en expedientes de inmigración.

Según los expedientes, esta persona tenía una multa por conducir a exceso de velocidad en 2009 y tres reclamaciones menores en los tribunales por cobro de deudas.

___

Los reporteros de la AP Scott Smith, en Fresno, California, y Lindsay Whitehurst, en Salt Lake City, contribuyeron a este despacho.