LOS ÁNGELES (AP) — La casa del sur de California donde, según las autoridades, los padres torturaban a sus 13 hijos servía también de escuela privada para los hermanos, pero no era supervisada por el gobierno estatal ni era inspeccionada por las autoridades de educación.

David Turpin impartía educación a sus hijos en la casa, que él llamó Sandcastle Day School. En el año escolar 2016-17, tenía seis alumnos, con uno cada uno en los grados quinto, sexto, octavo, noveno, 10mo y 12mo. No había indicios de otros alumnos aparte de sus hijos, dijeron las autoridades.

Las autoridades dijeron que descubrieron los abusos cuando una niña de 17 años escapó por una ventana, llamó al 911 y condujo a la policía a los 12 hermanos, de dos a 29 años, todos desnutridos y algunos encadenados a los muebles en ambientes sucios y malolientes.

Turpin y su esposa, Louise Anna Turpin, estaban presos a la espera de ser acusados de tortura, atentar contra el bienestar de menores y otros cargos. Se les fijó una fianza de 9 millones de dólares cada uno.

Susan von Zabern, directora de servicios sociales del distrito, dijo que fue "la primera oportunidad para intervenir".

Las escuelas privadas en California no están obligadas a recibir una licencia de parte del departamento de educación estatal. Ningún organismo las regula ni supervisa. Las escuelas solo deben presentar cada año una declaración jurada con el número de alumnos, personal y administración.

"Esta tragedia nos trastorna, pero sentimos alivio ahora que los niños están a salvo y las autoridades investigan", dijo Bill Ainsworth, vocero del Departamento de Educación estatal, en un comunicado.

Las escuelas privadas deben registrarse con el estado para dejar constancia de que sus alumnos están eximidos de la asistencia obligatoria a las escuelas públicas, pero el departamento carece de autoridad para vigilar, inspeccionar o supervisarlas, agregó Ainsworth.

Con todo, deben ser inspeccionadas anualmente por un jefe estatal o local de bomberos. Los departamentos de prevención de incendios de California y los distritos de Perris y Riverside no respondieron por el momento a las preguntas de si habían inspeccionado el hogar de los Turpin.

___

La periodista de The Associated Press Amy Taxin en Perris contribuyó a este despacho