BEIRUT (AP) — En medio de una tregua en los combates que sacuden los sitiados suburbios del este de Damasco, en manos de rebeldes, un pequeño grupo de cooperantes entró el viernes para entregar la ayuda que no se repartió a principios de semana, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Un convoy de 13 camiones, que entre otras cosas llevaban paquetes de comida para 12.000 personas, entró a Douma, la localidad con más residentes del suburbio de Ghouta oriental, explicó el CICR.

Rami Abdurrahman, que dirige el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña, dijo que Douma fue bombardeado antes de que el convoy entrara. Una vez que llegaron los trabajadores de socorro, las fuerzas del gobierno sirio bombardearon las afueras de la ciudad, agregó.

Los informes eran incompletos y no estaba claro por el momento si el CICR había descargado toda la ayuda.

El director regional del CICR, Robert Mardini, dijo en dos ocasiones que el convoy debió retirarse "por la reanudación de la violencia" y añadió: "pedimos a los bandos beligerantes una pausa humanitaria inmediata para permitir que" los equipos del CICR, la ONU y la Media Luna Roja Árabe Siria presten ayuda vital a la población de Ghouta oriental".

El colectivo repartió la ayuda que no se pudo descargar el lunes durante una misión humanitaria en el enclave que tuvo que acortarse por el deterioro de la seguridad. Los camiones estuvieron parados en el cruce de Wafideen toda la semana esperando poder llevar las raciones de comida y sacos de harina a los residentes de las localidades controladas por los rebeldes.

La operación en Ghouta oriental comenzó el viernes luego de "obtener garantías de seguridad de todas las partes para asegurar que no ocurran incidentes durante la presencia de nuestro equipo" allí, dijo la portavoz del CICR, Indy Sedky.

La misión se llevó a cabo tras una noche que, según activistas de la oposición y grupos de monitoreo, fue una de las más tranquilas en Ghouta oriental desde que las tropas del gobierno sirio redoblaron su asalto a la región el pasado 18 de febrero. Unas 900 personas han periodo la vida en tres semanas de bombardeos ininterrumpidos.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó para este despacho