WASHINGTON (AP) — La economía estadounidense se recuperó con fuerza en el segundo trimestre, logrando su mejor crecimiento en más de dos años gracias a la compra de automóviles y otros productos, informó el miércoles el Departamento del Comercio.

El Producto Interno Bruto, la medida más amplia de la situación económica de un país, creció a una tasa anual de 3% entre abril y junio. Fue su mejor desempeño desde el crecimiento de 3,2% en el primer trimestre del 2015.

El resultado es una cifra favorable comparada con el 2,6% que el gobierno había calculado inicialmente. El crecimiento en el período económico enero-marzo fue de apenas 1,2%.

Paul Ashworth, economista de Capital Economics, vaticinó que el gasto de los consumidores impulsará un crecimiento aun más robusto para el trimestre que está ahora en curso. Mencionó la posibilidad de que el crecimiento alcance el 3% este periodo.

El gobierno estimó que el gasto de los consumidores aumentó en 3,3%, el mejor rendimiento en un año y superior al estimado inicial de 2,8%. Gran parte del resultado se debió a la cifra corregida de compra de automóviles, que el gobierno pensó que estaría en declive.

Las inversiones empresariales tuvieron un crecimiento de 6,9% como reflejo de mayores gastos en estructuras, equipos y propiedad intelectual.

El gasto de gobiernos locales, que según el estimado inicial creció 0,7%, fue corregido para una contracción de 0,3%. La nueva cifra se debe a una disminución de 1,7% en el gasto público de los gobiernos locales y estatales.

Fue el segundo de tres estimados que el gobierno difundirá sobre el crecimiento económico en el segundo trimestre. A pesar del buen resultado más reciente, la debilidad en el primer período significa que el promedio para los seis primeros meses del año será de 2,1%, el mismo crecimiento modesto que ha caracterizado los años desde la recuperación económica iniciada a mediados del 2009.

Durante la campaña presidencial, el entonces candidato Donald Trump fustigaba a Barack Obama por la situación económica durante su presidencia y prometió que el crecimiento económico alcanzará el 4% anual o más. El proyecto de presupuesto enviado al Congreso incluye cálculos de un crecimiento económico anual sostenido de 3%, algo que muchos economistas consideran exagerado.