NUEVA YORK (AP) — Sam Smith creía que había logrado dominar la fama.

Lanzó el primer sencillo de su nuevo álbum, el rítmico "Too Good at Goodbyes", y no puso su rostro en el arte del sencillo ni hizo mucha promoción en televisión. Sentía que había reingresado al mundo de las celebridades sin tener que lidiar con el drama usual que conlleva ser famoso.

Pero dos meses después, cuando lanzó el álbum completo, las cosas cambiaron y comenzó a alterarse.

“Me molestó mucho porque fue de la noche a la mañana. Tan pronto salió el álbum, todo el mundo me empezó a reconocer de nuevo y eso me asusta”, dijo Smith días después de que su segundo disco, "The Thrill of It All", saliera al mercado. "Cuando la fama se vuelve loca otra vez, trato de recordar lo que soy. Soy un cantante, soy un compositor. Estoy aquí para hacer música, no quiero alimentar el chisme”.

Esa ha sido la mayor dificultad para el cantante desde que logró el éxito, el equilibrio entre Sam la celebridad, un veinteañero normal que tiene que vivir su vida rodeado de cámaras, y Sam el cantante, quien simplemente quiere interpretar las canciones que ha escrito sobre su vida.

Smith se hizo famoso casi tan pronto como irrumpió en la escena musical. En Europa fue con "Latch", una pieza electrónica con Disclosure, y en Estados Unidos con "Stay With Me", galardonada con los premios Grammy a la canción y grabación del año en 2015.

Su álbum debut, "In the Lonely Hour", incluyó más éxitos, alcanzó el estatus multiplatino y fue elogiado por sus canciones emotivas así como la habilidad vocal de Smith. Ganó casi todos los premios importantes, desde los Grammy hasta un Globo de Oro, y el músico fue nombrado mejor nuevo artista en los Premios BET.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas. La inevitable respuesta negativa que viene con el éxito masivo también alcanzó a Smith. Algunos criticaron su música por ser demasiado sentimental, pero quizá lo que más le afectó fueron los reclamos de la comunidad gay. Smith fue acribillado después de los premios Oscar de 2015, cuando se llevó un galardón y dijo erróneamente que era la primera persona abiertamente gay en obtener el reconocimiento.

“Mi discurso en los Oscar, eso fue mi culpa”, dijo Smith, quien ganó el premio a la mejor canción original por "Writing's on the Wall" de la película "Spectre” de James Bond. "Si voy a decir algo a gran escala frente a nueve millones de personas debería repasarlo una y otra vez hasta que quede grabado en mi mente. Esa es mi responsabilidad, pero creo que eso viene con la edad y acababa de cumplir 23 años cuando pasó todo eso”.

Tras ese incidente, Smith que sintió que estaba “perdiendo la razón. Necesitaba volver a una vida normal porque no lo estaba disfrutando. No era una vida real para mí”.

Así que se tomó un respiro de la luz pública, pasó más tiempo con su familia y amigos y siguió trabajando en su música.

Dos años más tarde, a sus 25, Smith está de regreso con canciones que representan los últimos capítulos de su vida. "Thrill", al igual que su primer álbum, es un conjunto cohesivo de piezas intensas y hermosas por igual, con la penetrante voz de Smith en el papel principal. El músico ayudó a componer todas las canciones.

“Sabía que quería que este álbum fuera más personal que el primero”, dijo. “Gran parte de este álbum se trata de mí y cómo yo no me gustaba a mí mismo mientras hacía este álbum y cómo puedo ser mi peor enemigo”.

Trabajó nuevamente con el coautor de "Stay With Me", Jimmy Napes, pero también invitó a otras importantes figuras a sus sesiones de grabación, incluyendo a Timbaland, StarGate (Rihanna), Malay (Frank Ocean), Poo Bear (Justin Bieber) y la cantautora country Cam.

“Creo que ha crecido como persona, incluso antes de la música. Creo que sigue siendo joven pero hay una gran diferencia, tenía 19 años cuando lo conocí por primera vez y ahora tiene 25. Se ha hecho un hombre y creo que su voz lo refleja”, dijo Napes. “Se ha vuelto más listo para poder adentrarse más en el mundo y en su vida, y espero que hayamos capturado eso en este álbum”.

Una de esas canciones terminó siendo "Baby, You Make Me Crazy", la más animada del disco, inspirada por una ruptura de Smith.

“Me cortaron por teléfono”, dijo Smith riendo un poco. “Una llamada telefónica. Me molestó”.

“Recuerdo que colgué el teléfono, caminé a mi jardín y mis amigos estaban ahí y yo dije, ‘se acabó’”, relató. “Todos decidimos, ... ‘en vez de estar deprimidos pasemos la noche más increíble’’”.

"Scars" es otra canción personal en el álbum, pues se enfoca en sus padres; "Pray" estuvo inspirada en un viaje a Irak para obras caritativas, y "HIM" (él) en un chico que se revela como gay ante su papá.

Esa última fue creada en respuesta a un artículo que Smith leyó sobre el hecho de que no se dirigía a “ella” o “él” en las canciones de su álbum debut a pesar de que era gay.

“Recuerdo pensar, ‘(grosería)’. Voy a escribir una canción y la voy a titular ‘HIM’ porque no estoy tratando de esconder nada, nunca lo he hecho. Creo que quizá estaba asustado de decir algo incorrecto”, dijo.

Smith ha sido criticado por no abordar lo suficiente su sexualidad o por no pronunciarse muy abiertamente sobre los temas gay, lo cual le molesta.

“Palabras como ‘vocero’ y ese tipo de cosas me asustaban al comienzo de mi carrera porque no sabía quién era como hombre gay. ¿Cómo le puedo hablar a una comunidad que desconozco?”, dijo Smith, quien creció en un pequeño pueblo en Cambridgeshire, Inglaterra. "No sé nada sobre ser gay, todo lo que sé es que me gustan los chicos y que eso no está bien en algunos lugares. Eso era todo lo que sabía, no tenía ningún amigo gay, realmente no tengo libros gay ni he visto películas gay. Ni siquiera había ido a ningún show de drag queens antes de lanzar 'In the Lonely Hour' y ahora he ido a cientos”.

“Ahora entiendo más el lugar de donde vengo”, expresó. “Y siento que ahora que sé más me siento más cómodo para escribir una canción como 'HIM' porque la puedo respaldar con experiencia. Un poco de experiencia, no mucha”.

La respuesta a "Thrill" ha sido emocionante. Debutó en primer lugar tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña mientras que “Too Good at Goodbyes", que llegó al primer puesto de popularidad en Gran Bretaña, sigue entre las primeras cinco canciones más populares en Estados Unidos.

Pero a pesar de todo el éxito Smith sigue dudando de sí mismo.

"Cada vez que salgo de un escenario le pregunto a alguien cómo estuvo. ... Realmente creo que tengo que trabajar en eso. Pero luego me da miedo que si me quedo sentado y trato de aceptar todo lo que ha pasado me vuelva un idiota”, dijo riendo.