CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol anunció el sábado que iniciará una investigación por los actos violentos que se desataron en el estadio Luis "Pirata" Fuente, de Veracruz, al finalizar el partido entre los Tiburones Rojos locales y el campeón Tigres por el torneo Clausura.

Luego de que Tigres derrotara 3-0 a Veracruz, una riña entre aficionados de los dos equipos comenzó en una de las cabeceras del estadio. Imágenes de la cadena TV Azteca muestran a un desesperado Ricardo Ferretti, entrenador de los universitarios, empujando y gritándole a un policía para que refuerce la seguridad en esa área.

Ferretti, quien dirigió a la selección mexicana como interino en el 2015, después camina hacia la tribuna y le grita a los aficionados "van a ver cuando vayan allá (Monterrey)" y se retira.

Otras imágenes muestran desesperado al delantero francés André-Pierre Gignac, quien pide ayuda a la seguridad del estadio.

"Los están matando, son cinco mil contra 300", dice Gignac, captado en otra imagen de la cadena.

El volante de Tigres y de la selección mexicana, Jesús Dueñas, resultó con un corte en la mano izquierda por un botellazo que le lanzaron desde la tribuna.

"Qué vergüenza, esto no es fútbol. El partido se juega dentro de la cancha y no se gana peleando fuera de ella", escribió el volante de Tigres, Jonathan Espiricueta, quien posteó en Instagram la imagen del brazo sangrante de Dueñas.

No es la primera vez que el estadio Luis "Pirata" Fuente es escenario de actos violentos en su tribuna. La Comisión Disciplinaria ya lo había vetado en el Clausura 2013 tras incidentes violentos que se dieron cuando Necaxa eliminó a los Tiburones Rojos por los cuartos de final.

"No sé quién empezó, pero el dolor es muy grande, ver a tu equipo caer así duele", dijo el entrenador chileno del Veracruz, Carlos Reinoso al final del partido.

El dueño del Veracruz, Fidel Kuri, dijo que el festejo del gol de Gignac provocó la reacción de sus aficionados y culpó a la policía local de la falta de apoyo para mantener la seguridad dentro del estadio.

"Yo estaba en mi palco y vi todo. Se dio cuando este jugador (Gignac) festeja el gol. No es la primera vez que lo hace, definitivamente sí provoca. Y no es la primera vez que lo hace, no con el Veracruz, sino con otros equipos", dijo Kuri a ESPN.

Gignac escribió en Twitter que su intención no fue a provocar y que festejó con la tribuna porque tenía familiares en el estadio.

"Para la gente que hablan sin saber, fui a festejar con mi familia, no sean malos y sin cerebro, nunca quise lo que pasó!", escribió el delantero galo. "Lamentable".

El dirigente de los Tiburones Rojos afirmó que el club contrató a 400 guardias de seguridad y el gobierno local lo apoyó con 60 marinos.

"La seguridad la tiene que apoyar el gobierno, no lo han hecho", agregó. "Por parte del estadio siempre tenemos 400 elementos. No nos mandaron de las otras policías. Llegaron sólo 60 marinos".

Tras la derrota del viernes por la séptima fecha, Veracruz ocupa el penúltimo puesto en la tabla de promedios que define al equipo que perderá la categoría al finalizar la temporada.