SEÚL, Corea del Sur (AP) — La organización ecologista Greenpeace publicó el martes un informe sobre firmas de tecnología en el que asignó pobres calificaciones a grandes compañías como Samsung Electronics, Amazon y Huawei por su impacto medioambiental.

Muchas de las firmas tecnológicas más grandes del mundo no cumplen sus compromisos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y siguen siendo reacias a comprometerse con la energía renovable, según la Guide to Greener Electronics (“Guía para una electrónica más ecológica”) de la delegación estadounidense de Greenpeace.

El reporte, que evaluó la labor de 17 compañías globales de electrónica en tres categorías, también acusó a muchas de no utilizar más materiales reciclados en sus productos y de un lento progreso en la retirada gradual de materiales tóxicos.

“Las empresas de tecnología afirman estar en la vanguardia de la innovación, pero sus cadenas de suministros están ancladas en la Era Industrial”, afirmó en un comunicado Gary Cook, activista de Greenpeace EEUU.

El informe detalla el coste oculto detrás de lo que podrían ser algunos de los productos más codiciados y mejor considerados del siglo XXI: dispositivos de computación portátiles como smartphones y tabletas.

Desde 2011, Greenpeace insta a las fabricantes de electrónica a adoptar más energía renovable, y algunas de ellas han introducido fuentes de energía ecológicas en sus centros de datos.

El grupo elabora su informe en función de tres grandes objetivos para la industria: combatir los problemas medioambientales de la manufactura y cadenas de suministro, diseñar productos más duraderos para reducir los residuos electrónicos e instar a todo el sector a repensar todo su modelo de negocio, en el que los productos viejos se desechan sin reutilizar sus materiales.

Los procesos de manufactura de estas empresas no son tan respetuosos con el medio ambiente como podría sugerir su imagen innovadora, señaló la organización ambientalista.

Las emisiones de efecto invernadero en la industria han subido al tiempo que el consumo de energía crecía con rapidez para alimentar las cadenas de suministro y la manufactura de estos productos, así como los centros de datos que gestionan medios sociales y otras aplicaciones basadas en la computación en nube.

Samsung Electronics recibió una calificación de D por su uso de energía renovable, que apenas supuso el 1% en su proceso de manufactura, en comparación con Apple, que empleó energías renovables para el 96% de sus operaciones.

Samsung, el fabricante de smartphones más grande del mundo y proveedor clave de componentes de muchas de las empresas incluidas en el reporte, vio aumentar un 24% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2016, en comparación con dos años antes. También recibió malas notas por sus progresos en la reducción e información sobre productos químicos peligrosos en sus lugares de trabajo y en el diseño de productos duraderos.

Las fabricantes chinas Huawei, Xiaomi, Oppo y Vivo, que han ganado una cuota de mercado significativa en los últimos años, reprobaron en todas las categorías y mostraban falta de transparencia y de compromiso con la energía renovable, según el reporte.

Amazon fue la única firma estadounidense que recibió la nota más baja, una F, en su evaluación general de impacto ambiental, junto con las compañías chinas. Greenpeace dijo que Amazon era una de las empresas menos transparentes y no había informado de las emisiones de efecto invernadero de sus propias instalaciones.

De las 17 empresas, la firma con sede en Ámsterdam Fairphone y Apple fueron las mejor clasificadas en varios campos.

Greenpeace instó a las empresas a utilizar más energía renovable, en especial cambiando las fuentes de energía en sus cadenas de suministro. También instó a las tecnológicas a retirar los productos químicos peligrosos y otros materiales de sus productos y espacios de trabajo y a diseñar dispositivos más duraderos que ayuden a reducir los residuos.

___

El reporte: www.greenpeace.org/greenerguide