BAGDAD (AP) — Las operaciones militares para recuperar el control de Tikrit, ahora en manos del grupo extremista Estado Islámico, se han detenido temporalmente para permitir que la salida de los civiles que quedan en la localidad natal de Sadam Husein, dijo el ministro de Interior de Irak.

La ofensiva, que comenzó a principios de mes, ha logrado el 90% de sus objetivos y arrinconó a los radicales en una pequeña parte del centro de la ciudad, dijo Mohammed Salem al-Ghabban.

La milicia radical ha colocado trampas explosivas en edificios del centro de Tikrit y las fuerzas iraquíes, apoyadas por milicias chiíes y asesores iraníes, ralentizaron su ofensiva para reducir el número de víctimas en sus filas, proteger la infraestructura y permitir a los civiles salir de la urbe, añadió.

El ministro habló el lunes desde la ciudad cercana de Samarra. No ofreció un plazo para la reanudación de la operación, diciendo que eso está "en manos de los comandantes sobre el terreno".