LONDRES (AP) — Por primera vez desde que comenzó la epidemia del sida, que comenzó hace cuatro décadas y ha matado a 35 millones de personas, más de la mitad de los infectados de VIH toman medicación para tratar el virus, explicó Naciones Unidas en un informe publicado el jueves.

Las muertes por sida son ahora casi la mitad de las registradas en 2005, según la agencia de la ONU para el sida, aunque la cifra está basada en estimaciones y recuentos nacionales no actualizados.

Los expertos alabaron el progreso, pero se preguntaron si los miles de millones invertidos en las dos últimas décadas no deberían haber arrojado resultados más espectaculares. El informe de la ONU fue presentado el jueves en París, donde este fin de semana se celebrará un encuentro sobre la enfermedad.

“Cuando piensas en el dinero que se ha invertido en el sida, podría haber sido mejor”, señaló Sophie Harman, catedrática de política sanitaria global en la Queen Mary University de Londres, que apuntó que debería haberse destinado más dinero a fortalecer los sistemas sanitarios de los países pobres.

"La prueba real vendrá en cinco o 10 años, cuando bajen los fondos”, afirmó advirtiendo que los países podrían no ser capaces de mantener los programas contra el sida respaldados por la ONU.

El gobierno de Trump ha propuesto que Estados Unidos reduzca un 31% en sus contribuciones a Naciones Unidas a partir de octubre.

Según el reporte, alrededor de 19,5 millones de personas infectadas de VIH estaban tomando medicamentos contra el sida en 2016, frente a los 17,1 millones del año anterior.

UNAIDS explicó además que el año pasado había 36,7 millones de personas con VIH, un ligero incremento desde los 36,1 millones de 2015.

Cada vez más países inician el tratamiento de esta patología lo antes posible, en línea con los hallazgos científicos que señalan que este enfoque mantiene a los pacientes sanos y ayuda a prevenir nuevas infecciones, dijo el director ejecutivo de la agencia, Michel Sidibe, en la introducción del informe. Los estudios muestran que es menos probable que las personas infectadas que toman medicación transmitan la enfermedad a una pareja sexual sana.

"Nuestra misión para terminar con el sida acaba de comenzar”, escribió.

De acuerdo con el reporte, alrededor de tres cuartas partes de las mujeres embarazadas portadoras del VIH, el virus que causa el sida, tiene acceso a fármacos que impiden la transmisión de la enfermedad a sus bebés. Además, cinco países africanos muy afectados por la epidemia proporcionan ahora medicamentos de por vida al 95% de las embarazas y mujeres infectadas que dan el pecho.

“Durante más de 35 años el mundo ha enfrentado una epidemia de sida que se ha cobrado unos 35 millones de vidas”, apunta el reporte. “Hoy, la Asamblea General de Naciones Unidas tiene una visión compartida para relegar el sida a los libros de historia”. La tasa de mortalidad por esta patología bajó drásticamente en los últimos años al tiempo que aumentó la disponibilidad de medicamentos vitales asequibles que facilitaron el tratamiento de la enfermedad.

Pero para Hartman hablar del “final del sida” _ el título del reporte _ es algo irreal.

"Puedo ver por qué lo hace, porque es audaz y nadie nunca discrepará con la idea de terminar con el sida, pero creo que deberíamos ser pragmáticos", manifestó. "No creo que nunca lleguemos a erradicar el sida así que es posible que esto esté dando una idea errónea a la gente”.