PARÍS (AP) — Destacadas mujeres francesas retaron el domingo al presidente Emmanuel Macron a organizar un “plan de ataque” en contra del acoso y la violencia sexual, y emitieron una contundente declaración sobre las recientes revelaciones de abusos previos por parte de hombres influyentes: “Nuestra sociedad maltrata a las mujeres”.

Alrededor de 100 artistas, cineastas, escritoras y profesionales de otros ámbitos que afirman haber sufrido acoso o abuso, exigieron acciones en una carta abierta dirigida a Macron y a través de una petición en línea publicada en el diario Journal du dimanche.

“Señor presidente, enfrentamos una grave crisis. ¿Está de nuestro lado?” escribieron.

El manifiesto se publica en un momento de crecientes acusaciones de abuso sexual en que están involucrados varios hombres reconocidos en países de Occidente. En Francia se incluye a miembros del partido Frente Nacional de extrema derecha, un competidor de vela profesional y un ejecutivo de una televisora estatal.

Macron ordenó recientemente que le fuera retirada la Legión de Honor al productor de Hollywood Harvey Weinstein debido a las acusaciones de abuso sexual en su contra. También hizo un llamado a las mujeres para que declararan casos de abuso.

El gobierno de Macron trabaja además en una propuesta para imponer reglas más estrictas contra la agresión sexual y, de manera inusual, prohibir el acoso contra las mujeres en las calles.

La petición publicada el domingo hace un llamado a medidas más agresivas. Las firmantes quieren que el gobierno obligue a las compañías a capacitar a su personal para prevenir el acoso sexual, duplicar los subsidios para líneas telefónicas y centros de ayuda a las víctimas de acoso, y la creación de un programa obligatorio de capacitación para evitar la violencia en todas las escuelas de educación intermedia.

También desean garantías de que las mujeres que reporten casos de acoso no corran el riesgo de perder su empleo.

“Al igual que muchas mujeres, a menudo debemos enfrentar la negación de quienes nos rodean, el no ser tomadas en serio por las autoridades, el esfuerzo de la sociedad por hacernos creer que no fue tan grave, y que tal vez hicimos algo para merecerlo”, escribieron las mujeres al denunciar “una intolerable negación colectiva”.