GINEBRA (AP) — El gobierno de Irak debería hacer más para ayudar a las miles de mujeres y niñas que sufrieron violaciones, abusos sexuales y otras agresiones por parte del grupo extremista Estado Islámico, según un nuevo reporte de Naciones Unidas.

El informe, elaborado por la oficina de Derechos Humanos y la misión de la ONU en Irak, realizó recomendaciones sobre las formas de mejorar la justicia, aumentar la asunción de responsabilidades y permitir la reparación a las víctimas mientras disminuye el territorio que controla el grupo.

Aunque el reporte publicado el martes destacó algunos éxitos, apuntó que el sistema judicial iraquí “falla en gran medida” para proteger de forma adecuada a las mujeres abusadas y a las niñas objeto de violencia sexual o de otro tipo.

Naciones Unidas pidió además a las autoridades que eviten incluir en la partida de nacimiento información sobre el padre que podría provocar discriminación o posible violencia, como ocurre con los hijos de combatientes de EI.