MOGADISCIO, Somalia (AP) — Soldados kenianos murieron cuando combatientes del grupo extremista islámico Al-Shabab atacaron una base de fuerzas de paz de la Unión Africana en el suroeste de Somalia, informó el viernes el presidente de Kenia. No especificó el número de muertos, pero un vocero de Al-Shabab dijo que por lo menos 63 soldados murieron.

El presidente Uhuru Kenyatta describió las dolorosas pérdidas.

"Lamentablemente, algunos de nuestros patriotas en uniforme pagaron el precio más elevado", dijo en una declaración. "Quiero aprovechar esta oportunidad para expresar mi más profundo pésame y el de todo el país a las familias y seres queridos de los caídos. Estoy con ustedes. Nuestro país está con ustedes".

El vocero de Al-Shabab Abdiaziz Abu Mudan dijo en la radio por internet del grupo Abu Mudan que por lo menos 63 soldados murieron en el ataque en el suroeste de Somalia que inició la mañana del viernes.

Sucedió en el pueblo de El-Ade, no lejos de la frontera con Kenia. Kenia ha proporcionado un importante contingente a la fuerza de la Unión Africana que lucha contra Al-Shabab, un grupo extremista islámico somalí ligado a Al Qaeda, y apoya al gobierno electo de Somalia.

Francisco Madeira, el representante especial de la Comisión de la Unión Africana de Somalia, condenó el ataque. Todavía se verificaba el número de muertos y lesionados, agregó el viernes por la noche.

El oficial del ejercitó somalí Ahmed Hassan, en una conversación telefónica con The Associated Press desde Elwak, un pueblo cercano, dijo que el ataque comenzó con un coche bomba y después se oyeron intensos tiroteos mientras los milicianos atacaban la base.

Pese a ser expulsado de las ciudades y pueblos grandes de Somalia, Al-Shabab sigue lanzando ataques guerrilleros en el país del Cuerno de África. Las fuerzas de la UA, funcionarios gubernamentales y extranjeros suelen ser objetivos frecuentes. El grupo también ha perpetrado muchos atentados mortales en Kenia.