NUEVA YORK (AP) — Una serie afirmaciones recientes aparentemente autoritativas acerca de la forma y magnitud de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses ha ayudado a definirla en la opinión pública y se han ganado espacio en los medios de comunicación.

Pero ninguno de esos pronunciamientos sobre la pesquisa provino de Mueller.

Fueron hechos por Rudy Giuliani, el abogado del presidente, que ha usado una avalancha de declaraciones a la prensa _ a menudo cambiantes y contradictorias _ para tratar de colorear la percepción pública de la investigación entre votantes y legisladores, con la confianza de que Mueller nunca va a hablar para corregirle.

"Nuestra estrategia es: Cuando no estuvimos hablando, estuvimos perdiendo”, le dijo Giuliani a The Associated Press desde Israel. "Normalmente, en una investigación penal o civil, la audiencia no sería pública. Pero en esta sí”.

Entre las declaraciones de Giuliani el mes pasado están las siguientes: que la pesquisa de Mueller acabará para el 1 de septiembre para no afectar las elecciones legislativas, que una entrevista con Trump estará limitada y ocurrirá bajo ciertas condiciones, y que los fiscales han descartado encausar a un presidente en el cargo.

El jueves, cambió de nuevo las expectativas, insinuando que Trump no aceptaría una entrevista con los investigadores a menos que su equipo legal pudiese examinar los documentos generados por un informante del FBI que tuvo contactos con la campaña presidencial del empresario en el 2016. Previamente, Giuliani había dicho que un informe conciso sobre los documentos sería suficiente.

El fiscal especial no ha respondido a ninguna de esas aseveraciones. De hecho, Mueller no ha mostrado interés alguno en combatir a la Casa Blanca en televisión ni en la prensa. La frase más consistente sobre la pesquisa ha sido: “Un portavoz del fiscal especial declinó comentar para este artículo”.

Algunas de las declaraciones de Giuliani han sido extravagantes y algunas han perjudicado la causa de Trump. Pese a ello, éste defendió a Giuliani el viernes antes de partir para una cumbre internacional en Canadá.

"Rudy es Rudy. Pero Rudy está haciendo un gran trabajo, realmente”.

La investigación de Mueller ha operado mayormente en secreto, y el público ha recibido apenas atisbos de la operación por intermedio de testigos que son interrogados o cuando se dan a conocer imputaciones. No hay evidencia alguna de que la retórica de Giuliani haya influenciado al fiscal especial y el silencio de Mueller pudiera ser el enfoque apropiado, de acuerdo con expertos.

___

Lemire está en http://twitter.com/@JonLemire