MOSCÚ (AP) — Menos de un 5% del territorio sirio sigue bajo control del Estado Islámico, aseguró el martes el ministro de Defensa de Rusia. En su apogeo, los combatientes de la milicia radical controlaban casi la mitad de Siria.

El ministro Sergei Shoigu dijo el lunes en una rueda de prensa en Filipinas que los “terroristas” controlaban más del 70% del país antes de que Rusia lanzara a finales de 2015 su campaña de ataques aéreos para respaldar la ofensiva del presidente Bashar Assad contra milicianos del grupo conocido también por las siglas ISIS y fuerzas de oposición.

Los bombardeos rusos destruyeron más de 900 campos de instrucción y una multitud de armas pesadas.

En las últimas semanas, Rusia ha centrado sus esfuerzos en el este del país, donde las fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos compiten con las tropas del gobierno por controlar la provincia petrolera de Deir el-Zour.

La televisora estatal siria acusó el martes a la coalición internacional que lidera Estados Unidos de bombardear un barrio controlado por el gobierno en la ciudad de Deir el-Zour, matando a 14 civiles.

El coronel Ryan Dillon, portavoz militar estadounidense, negó el reporte en un tuit y afirmó que la coalición no ha bombardeado desde septiembre la ciudad, donde el Estado Islámico controla una pequeña parte.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que 22 personas habían muerto en un ataque aéreo el lunes por la noche y señaló que en un primer momento no estaba clara la procedencia de los aviones de combate.

Las tropas sirias han avanzado contra el Estado Islámico en el este de Siria al abrigo de ataques aéreos rusos.

La coalición que lidera Estados Unidos bombardeó el año pasado posiciones del ejército cerca de la ciudad de Deir el-Zour, matando al menos a 62 soldados sirios y dejando más de 100 heridos.

Por otro lado, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció que la operación para imponer una zona de “desescalada” en la provincia a de Idlib, en el norte de Siria, está “completa en gran parte”.

Turquía envió tropas a Siria este mes para establecer “puestos de observación” en la provincia fronteriza, que está controlada por milicianos vinculados a Al Qaeda, dentro de un acuerdo alcanzado con Rusia e Irán.