WASHINGTON (AP) — Los estadounidenses atrasarán sus relojes una hora el domingo a las 2 am, devolviéndolos al horario estándar. El cambio significará que la gente tendrá más luz al despertar y un anochecer más temprano. Por supuesto, significará también una hora extra de sueño entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana.

Hawai, Samoa Estadounidense, Guam, Puerto Rico, las Islas Vírgenes Estadounidenses y la mayoría de Arizona mantienen el horario regular todo el año, por lo que en esas zonas no habrá cambios.

El horario de verano regresará el domingo 11 de marzo a las 2 am.