LA HABANA (AP) — Cuba presentó el jueves una encendida defensa en torno a los supuestos ataques sónicos sufridos por diplomáticos estadounidenses en la nación caribeña e insistió en la falta de evidencia sobre los mismos.

La televisión cubana transmitió en su horario estelar nocturno un programa de más de media hora con entrevistas a algunos de los expertos que participaron en la investigación, médicos y vecinos de la zona donde se habrían producido los presuntos casos.

“Se produjeron en la isla tres encuentros entre especialistas de Estados Unidos y sus contrapartes cubanas”, dijo una locutora. “Los integrantes de la delegación de Estados Unidos expresaron que no disponen de evidencias que permitan confirmar la ocurrencia de los citados ataques y plantearon la inexistencia de hipótesis sobre el origen de las afectaciones de salud referidas por sus diplomáticos”.

El gobierno estadounidense informó que una veintena de sus diplomáticos sufrieron supuestos ataques con un arma sónica desconocida que les provocaron sorderas temporales o permanentes, náuseas, conmoción cerebral y otros síntomas aparentemente no vinculados.

Washington retiró al 60% de su personal en la isla y expulsó a diplomáticos cubanos, restringió la entrega de visas y emitió un aviso a los viajeros.

Las medidas dieron marcha atrás al mayor acercamiento entre Cuba y Estados Unidos desde la revolución cubana, impulsado en 2014 por el presidente Raúl Castro y su entonces colega Barack Obama. El actual mandatario Donald Trump se ha mostrado reacio a un mayor entendimiento con La Habana.

Los testimonios presentados por la televisión estatal mostraron que los cubanos recogieron muestras de suelo, el aire y de sonidos.

“Hicimos una prueba, tomamos una grabación en nuestra capital y aplicamos el mismo procesamiento digital que aplicamos a las muestras de audio que nos entregaron”, explicó el teniente coronel Juan Carlos Molina, un ingeniero en telecomunicaciones. “Evidentemente este ruido común es muy parecido al ruido de una cigarra”.

En el programa incluso se especuló con que los grillos y cigarras pueden producir sonido a unos 90 decibeles, que a la larga provoca síntomas como sordera o hipertensión.

Vecinos de la zona donde residen los diplomáticos también fueron entrevistados y paradójicamente ninguno de ellos reportó problemas médicos auditivos, algo que según los científicos es notable dado que el sonido o el arma tendría que haberlos afectado a todos, sin importar que fueran cubanos o extranjeros.

Mientras, en el programa médicos otorrinolaringólogos lamentaron que las autoridades estadounidenses no los dejaran revisar a los pacientes ni entregaran sus historias clínicas, limitándose a trasladarlos de nuevo a Estados Unidos.

Los supuestos ataques se desarrollaron entre finales del año pasado y este.

Entre las investigaciones también se inspeccionó y analizó el Hotel Capri _administrado por una cadena española_, donde un diplomático dijo haber sentido un ataque sónico, sin que se reportaran anomalías.

“Las autoridades de Estados Unidos responsabilizaron a Cuba con la investigación, determinación y eliminación de estos hechos, sin asumir la responsabilidad plena que le corresponde como país afectado en participar en la investigación” manifestó el teniente coronel Francisco Estrada, jefe de Investigación Criminal.

Además, Estrada se mostró sorprendido de que las autoridades estadounidenses les informaran de incidentes tan graves de forma “tardía y parcial”, varios meses después de que se produjeran.

“Las autoridades cubanas desplegaron todas las posibilidades investigativas en base a la información aportada por la parte estadounidense y se demostró la inexistencia de evidencias que indiquen la ocurrencia de los alegados ataques acústicos”, insistió la locutora, al tiempo que explicó que no se había podido siquiera determinar una hipótesis o una motivación para los ataques.

____

Andrea Rodríguez está en Twitter como: https://twitter.com/ARodriguezAP