ALEXANDRIA, Virginia, EE.UU. (AP) — El juez en la causa contra el ex jefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, se negó el viernes a dar a conocer los nombres de los jurados, ya que han recibido amenazas y temen por su seguridad.

El juez federal T.S. Ellis III reveló sus preocupaciones al explicar por qué no planea dar a conocer los nombres de los jurados al final del juicio, ahora en su segundo día de deliberaciones.

Poco después de la audiencia, el jurado le envió una nota al juez en la que le pidió que se le permitiese concluir las deliberaciones del día media hora antes, porque uno de los miembros tenía un evento al que asistir.

Una coalición de organizaciones de prensa, incluyendo The Associated Press, presentaron una moción en la que pidieron los nombres de los jurados, además de acceso a transcripciones selladas de conferencias en la cámara del juez que han ocurrido en las tres semanas de juicio.

Las listas de jurados son usualmente públicas, a menos que el juez ofrezca una razón para mantenerles secretas.

Ellis dijo en la audiencia el viernes que está preocupado por “la paz y la seguridad de los jurados”.

"He recibido críticas y amenazas”, dijo Ellis. “Me imagino que también a ellos les pasaría”.

El juez dijo que está actualmente bajo protección de alguaciles federales. Declinó dar detalles de las amenazas.

También el viernes, el presidente Trump defendió a Manafort, quien está acusado de fraude fiscal, y lo llamó “muy buena persona”.

Manafort está acusado de ocultar a las autoridades fiscales los millones de dólares que ganó como asesor de políticos prorrusos en Ucrania y mentir a los bancos para conseguir préstamos cuando se acabó el dinero. Está acusado de 18 cargos de evasión fiscal y fraude bancario.

“Creo que todo el juicio de Manafort es muy triste”, dijo Trump a la prensa en la Casa Blanca.

“Cuando uno ve lo que sucede, creo que es un día muy triste para nuestro país”, dijo. “Trabajó para mí por un período muy breve, pero resulta que es una muy buena persona y creo que es muy triste lo que le hicieron a Paul Manafort”.

El juicio por fraude financiero es la primera prueba en la corte de la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones que encabeza el fiscal especial Robert Mueller. Si bien todavía se investigan denuncias de colusión de la campaña de Trump, las pruebas de fraude bancario y evasión fiscal que han salido a la luz generan dudas sobre la integridad de los asesores más cercanos a Trump durante la campaña.