FRÁNCFORT (AP) — Volkswagen suspendió a un alto ejecutivo tras la lluvia de críticas del público por los experimentos en los que monos fueron expuestos a gases de escape de motores diésel.

La empresa dijo el martes en un comunicado que Thomas Steg, director de relaciones con el gobierno y sustentabilidad, decidió dejar el cargo a petición propia.

Según el comunicado, la compañía está “enfrentando las primeras consecuencias” e investiga las actividades de la EUGT, la entidad apoyada por Volkswagen y otros fabricantes de autos que encargaron los experimentos con los monos.

Steg había dicho en una entrevista publicada en el periódico Bild que él estuvo enterado del experimento sin informarlo al entonces director general de la compañía, Martin Winterkorn. Steg señaló que rechazó la propuesta inicial de que se utilizaran voluntarios humanos y afirmó que incluso después de que los animales fueron sustituidos, el experimento “no debió haber tenido lugar”.

La decisión se tomó tras la publicación de un artículo del The New York times según el cual la EUGT, ya desaparecida, encargó las pruebas con los monos en 2014 al Instituto de Investigaciones Respiratorias Lovelace en Albuquerque, Nuevo México, a fin de medir la eficacia de la tecnología diésel de Volkswagen para controlar las emisiones dañinas.

Las emisiones de un vehículo Volkswagen de último modelo fueron diluidas y canalizadas hacia cámaras en las que los monos estuvieron expuestos durante cuatro horas. Después, se tomaron muestras de fluidos pulmonares de los monos sedados, los cuales no fueron sacrificados para el experimento. El estudio no arrojó un resultado definitivo.

Los experimentos se efectuaron con un vehículo provisto con un software ilegal que servía para manipular las pruebas de emisiones y el cual apagaba los controles cuando el vehículo no estaba en una prueba de emisiones. La práctica fue expuesta en 2015 y propició la renuncia de Winterkorn.

El Instituto de Investigaciones Respiratorias Lovelace dijo en un comunicado que la EUGT diseñó las pruebas y que el laboratorio mismo no sabía inicialmente que el vehículo estaba trampeado. Dijo que cumplió con las normas relacionadas con el trato a los animales de laboratorio y estuvo comprometida con el trato humano y ético.