NUEVA YORK (AP) — Robin López, pívot de los Bulls de Chicago, fue multado con 25.000 dólares por gritar a los árbitros y no marcharse rápido de la cancha tras ser expulsado de un encuentro ante el Heat de Miami.

La NBA anunció la multa el viernes. López fue echado en el cuarto periodo del encuentro del día anterior, una derrota por 103-92 ante Miami.

Se marcaron dos faltas técnicas a López cuando restaban 8:43 minutos del encuentro. El jugador hizo después un gesto y lanzó un grito a los árbitros, mientras abandonaba la cancha.

“Fue algo emotivo. Tuve una reacción”, dijo López después del duelo. “Sentí que jamás me dieron la oportunidad de serenarme. Yo avanzaba hacia el banquillo y me marcaron de inmediato esa segunda falta técnica. Me tomó con la guardia baja... No es algo que me avergüence en particular. Juego con pasión. Si hago algo que considero erróneo me disculpo. Si no, sigo adelante”.