BOGOTÁ (AP) — América de Cali jugaba el miércoles a puerta cerrada ante Jaguares por disposición de la alcaldía local, a raíz de los disturbios dentro y fuera del estadio Pascual Guerrero generados por barrabravas en el partido del sábado frente a Millonarios.

Los hinchas vivieron momentos de pánico y muchos fueron evacuados por la puerta de maratón durante el encuentro sabatino. Dos policías resultaron heridos, uno por una cuchillada en la espalda, informaron las autoridades.

"No vamos a tener ninguna tolerancia con hechos violentos asociados al fútbol, que tiene que ser una fiesta de paz, de alegría, de buen comportamiento, tolerancia y de civismo", dijo el secretario de seguridad Andrés Villamizar.

América de Cali ha sido blanco de varias sanciones por el mal comportamiento de las barras.