BEIRUT, Líbano (AP) — Los milicianos del Estado Islámico se retiraron el jueves de su último feudo en Siria, una localidad estratégica en la frontera con Irak, tras una ofensiva del gobierno que ha dispersado a los combatientes de la milicia radical por aldeas y ciudades pequeñas del desierto.

El ejército sirio declaró la ciudad liberada tras intensos combates en los que murieron muchos milicianos, incluidos varios líderes. El ejército dijo estar persiguiendo por el desierto a otros combatientes del grupo extremista en diferentes direcciones.

“La liberación de Boukamal es de gran importancia porque es una declaración de la caída del proyecto de este grupo en la región en general y del colapso de las ilusiones de sus partidarios de dividir, tomar amplias partes de las fronteras entre Siria e Irak y asegurar rutas de suministro entre los dos países”, dijo en un mensaje televisado el general Ali Mayhoub, portavoz militar.

Las tropas sirias chocaron el miércoles por la noche con los combatientes del grupo extremista que quedaban en la localidad al entrar en Boukamal, según medios progubernamentales sirios.

Medios prosirios reportaron que se había liberado la ciudad. Un periodista de la televisora Al-Ikhbariya informó desde la carretera a la localidad, afirmando con alegría ante la cámara: “Daesh está acabado. En vivo”. Daesh es un acrónimo en árabe para el Estado Islámico.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que las fuerzas del gobierno y tropas aliadas, incluidos combatientes iraquíes, estaban peinando Boukamal tras la retirada de los milicianos.

La caída de Boukamal implica que los milicianos ya no controlan ningún territorio importante en Siria e Irak, y se cree que están dispersos por el desierto al este y oeste del río Éufrates. Las autoridades estadounidenses estimaban que había entre 2.500 y 3.500 milicianos del grupo armado en torno a Boukamal. También se cree que miembros importantes del grupo se habían refugiado allí.

El grupo conocido también por las siglas ISIS ha sufrido derrotas consecutivas ante dos ofensivas separadas pero simultáneas en Irak y Siria lanzadas por fuerzas sirias con apoyo ruso y milicias aliadas, así como combatientes sirios e iraquíes respaldados por Estados Unidos.

A pesar de todo, el aparato mediático del grupo extremista se ha mantenido activo y es probable que sus combatientes mantengan la insurgencia desde zonas desérticas.

___

El periodista de The Associated Press Sinan Salah en Bagdad contribuyó a este despacho.