BEIRUT (AP) — Dos de los grupos de insurgentes más poderosos de Siria chocaron en el noroeste del país, despertando temores de una violencia generalizada en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes.

El grupo ultraconservador Ahrar al-Sham dijo el sábado en un comunicado que el llamado Comité de Liberación del Levante, vinculado con Al Qaeda, está enviando refuerzos a la ciudad de Saraqeb y a la región de Jabal al-Zawiya en preparación para un ataque.

La agencia de noticias del grupo Ibaa acusó a Ahrar al-Sham de establecer retenes y de detener a uno de sus comandantes y su guardaespaldas. Añadió que el Comité de Liberación del Levante retiró los retenes posteriormente por la fuerza.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los enfrentamientos del viernes por la noche se concentraron cerca del pueblo de Tel Touqan.

Los dos grupos rivales se enfrentaron a principios de año antes de que concertaran una tregua.