CANCÚN, México (AP) — Un autobús que trasladaba turistas extranjeros a una zona arqueológica maya en el sureste de México se volcó el martes en una carretera, lo que causó la muerte de 11 de ellos, así como de su guía, dijeron las autoridades.

Otras 20 personas resultaron heridas, de las cuales siete son estadounidenses y dos son suecos, de acuerdo con Vicente Martín, vocero de protección civil del estado de Quintana Roo. Las autoridades aún no han determinado las nacionalidades de los fallecidos.

La unidad de transporte quedó de costado sobre la vegetación que crece al margen de la carretera de dos carriles. Según imágenes de un video tomado después del incidente, algunos sobrevivientes estaban tendidos en el pavimento y otros deambulaban en el lugar. Un cadáver cubierto con lo que parecía una sábana blanca yacía en la carretera, y el sitio fue acordonado con cinta amarilla de la policía.

La empresa de cruceros Royal Caribbean Cruises, con sede en Miami, informó en un comunicado que en el percance había pasajeros de dos de sus barcos, el Celebrity Equinox y el Serenade of the Seas. La compañía manifestó sus condolencias y dijo que estaba apoyando con atención médica y transporte.

La embajada de Estados Unidos en México informó que funcionarios estadounidenses trabajaban con sus contrapartes locales para determinar si hay ciudadanos estadounidenses entre los muertos.

Martín dijo que los investigadores pretenden determinar la causa del vuelco, que ocurrió cuando el autobús se dirigía a las ruinas de Chacchobén, a unos 175 kilómetros (110 millas) al sur de Tulum.

La Fiscalía General de Quintana Roo dijo en un comunicado que los fallecidos fueron 11 turistas, entre ellos un menor, y un guía mexicano.

Siete de los turistas heridos pudieron regresar a su barco y 13 continúan hospitalizados, seis de ellos en Tulum y siete en la ciudad de Chetumal, cerca de la frontera con Belice, agregó.

Los fallecidos serían llevados al médico forense para su identificación y dar aviso después a las autoridades consultares, apuntó.

Chris Brawley, pasajero del Serenade of the Seas, viajaba en otro autobús que se dirigía a las mismas ruinas mayas y se encontró con el accidente en el camino.

El vuelco ocurrió poco después de las 9 de la mañana. Llevaban unos 35 a 40 minutos del trayecto cuando se registró la volcadura, agregó.

Brawley dijo que el cielo estaba despejado y el camino seco, y que no vio ningún indicio de que otro vehículo estuviera involucrado en el accidente, que ocurrió en una carretera angosta sin acotamiento ni barrera de seguridad.

Indicó que no vio cuando ocurrió la volcadura, pero es “evidente que el autobús perdió el control de alguna forma, ya que había marcas de neumáticos por todo el camino”.

Brawley dijo que su buque partió el viernes de Fort Lauderdale, en Florida, para un crucero de siete días. Estuvieron en Roatán, Honduras, el lunes, y para el miércoles debían llegar a Cozumel.

El turista Michael Schuenemeyer se encontraba en otro autobús que pasó junto al vehículo accidentado aproximadamente una hora más tarde.

Había grúas levantando el autobús cuando pasaban por el lugar. “Estaba en bastante mal estado”, señaló.

Costa Maya Mahahual, la empresa de transporte involucrada, precisó en un comunicado que además de los turistas, un guía y el conductor viajaban en la unidad.

___

Alcocer informó desde Cancún y Sherman desde la Ciudad de México. Los periodistas de la AP, Peter Orsi, en la Ciudad de México, y Jennifer Kay, en Miami, contribuyeron a este despacho.