MOSCÚ (AP) — Un legislador ruso ha discrepado de una colega y tiene otra sugerencia que hacer a las mujeres rusas y a los fanáticos que visiten este país durante el Mundial: Creced y multiplicaos.

Después de que una integrante del Parlamento causó furor en las redes sociales al recomendar a las mujeres rusas que no tuvieran romances con los visitantes de diferentes países y razas, uno de sus compañeros ha instado justamente a lo contrario.

“Mientras más historias de amor tengamos vinculadas con el Mundial, mejor. Mientras más gente de diferentes países se enamore y mientras más niños nazcan, mejor”, dijo el jueves Mijail Degtyaryov, citado por la agencia estatal Tass.

Degtyaryov pareció interesado por mitigar las críticas surgidas después de que la legisladora Tamara Pletnyova advirtió el miércoles a las mujeres rusas que se lo pensaran dos veces antes de involucrarse en relaciones sexuales con los turistas extranjeros, ante el riesgo de quedar embarazadas y verse en la necesidad de criar solas a sus hijos. Pletnyova, quien encabeza una comisión parlamentaria sobre los niños y las familias, sugirió también que las mujeres locales debían casarse con hombres rusos, y aseveró que los hijos de matrimonios interraciales son infelices.

“Debemos tener nuestros propios hijos. Estos niños (de matrimonios interraciales) terminan sufriendo, lo saben bien. Han sufrido desde la época soviética. Con suerte, pueden ser de la misma raza, pero si son de una raza diferente, entonces más”, dijo Pletnyova, quien interrumpió su comentario al final.

Semejante declaración fue considerada racista y anacrónica por parte de muchos en las redes sociales.

Degtyaryov, quien encabeza una comisión del Parlamento a cargo del deporte, planteó el jueves una opinión radicalmente opuesta.

“Dentro de muchos años, estos niños recordarán que la historia de amor de sus padres comenzó durante el Mundial de Rusia en 2018”, destacó Degtyaryov.

A regañadientes, el Kremlin intervino en la controversia.

Acerca de los comentarios de Pletnyova, Dmitry Peskov, portavoz del presidente Vladimir Putin, dijo a la prensa el jueves que el Kremlin no tuvo nada que ver con la polémica.

“En cuanto a nuestras mujeres rusas, tomarán sus propias decisiones”, dijo Peskov. “Son las mejores mujeres del mundo”.

Peskov destacó que los espectadores que asisten a los partidos reciben credenciales del Mundial que llevan impresa la frase “di no al racismo”.

“Probablemente ésta es la mejor forma de evaluar el ambiente de esta fiesta y la postura de Rusia sobre la misma”, añadió Peskov.