CHICAGO (AP) — Chicago demandará al gobierno federal para defender su condición de ciudad santuario y contra las amenazas de que le retendrá subvenciones, dijo el viernes el alcalde Rahm Emanuel.

La ciudad alegará en una corte federal que las subvenciones no pueden ser retenidas a las ciudades que el gobierno afirma no cooperan lo suficiente con las autoridades migratorias, dijo Emanuel a WLS-AM en entrevista que será transmitida el domingo.

El secretario de justicia Jeff Sessions anunció el mes pasado que los gobiernos locales perderían recursos si no avisan con anticipación cuando estén por excarcelar a un inmigrante que vive en el país sin permiso.

Sessions también quiere que los agentes de inmigración tengan acceso a las prisiones locales.

Los funcionarios afirman que Chicago espera recibir este año 3,2 millones de dólares del programa de Subvenciones Byrne de Asistencia para la Justicia. Los recursos serían principalmente utilizados para comprar vehículos policiales.

“No vamos a subastar nuestros valores como ciudad, así que el lunes por la mañana la ciudad de Chicago acudirá a la corte; llevaremos al Departamento de Justicia ante un tribunal”, afirmó. “Consideramos ilegal e inconstitucional que como ciudad se nos coaccione con una política”.

La ley de Chicago prohíbe a la policía que permita que agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas tengan acceso a personas detenidas, a menos que se les busque con sustento en una orden judicial o tengan condenas previas por crímenes graves.