NUEVA YORK (AP) — Más de 100 empleados de The Associated Press le solicitaron el viernes a la gerencia de la compañía que les informe si se presentaron quejas de acoso sexual contra el ex ejecutivo de noticias Michael Oreskes mientras trabajó allí.

Oreskes, que laboró en la AP de 2008 a 2015, fue destituido esta semana como jefe de noticias de la National Public Radio tras surgir reportes de que tuvo comportamiento inapropiado cuando trabajó en el periódico The New York Times en la década de 1990 y posteriormente en NPR. La AP no ha dicho si alguien se ha quejado de Oreskes dentro de la agencia noticiosa. La vicepresidenta sénior Jessica Bruce dijo que “no ha habido acuerdos escritos, pagos o acuerdos de ningún tipo” con relación a su comportamiento.

La solicitud de 116 miembros del sindicato News Media Guild fue presentada después de que la editora ejecutiva de la AP, Sally Buzbee, envió un correo electrónico a todo el personal de la agencia en el mundo recordándoles los pasos que pueden tomar si se sienten acosados o intimidados.

Mientras tanto, el presidente y director general de NPR, Jarl Mohn, se reunió el viernes con los empleados de la cadena radiofónica para hablar sobre el caso y les ofreció disculpas, diciéndoles que debió haber actuado con más rapidez.

Oreskes se vio inmerso en la actual ola de reportes de acoso tras las acusaciones de agresiones sexuales cometidas por el magnate de Hollywood Harvey Weinstein. El veterano ejecutivo noticioso renunció a NPR el miércoles a solicitud de Mohn luego de que el Washington Post publicó una historia sobre dos mujeres que dicen que las besó repentinamente cuando hablaban con él sobre perspectivas de trabajo en la década de 1990. En esa época, Oreskes era jefe de la oficina de Washington de The New York Times. Desde la publicación de esa historia han surgido dos quejas de empleadas de NPR sobre momentos en que las hizo sentir incómodas.

La reunión en NPR estuvo precedida por una nota de Mohn a su personal en la que les indicó que la compañía contrató a una firma de abogados externa con el fin de que revise la forma en que manejó las quejas sobre Oreskes.

“Les fallé”, declaró Mohn. “Debí haber actuado más rápido y en forma más decisiva”.

Al renunciar, Oreskes dijo que estaba profundamente apenado con las personas que lastimó y que su comportamiento estaba mal y es inexcusable.

Aunque han salido a la luz quejas sobre el comportamiento de Oreskes en el Times y en NPR, nada ha surgido sobre su paso por la AP. La compañía dijo que se abstendrá de comentar sobre asuntos personales, y Bruce dijo que esto era particularmente importante considerando que Buzbee acababa de enviar una carta a los empleados en las que promete confidencialidad en el manejo de cualquier posible queja.