ABERDEEN, Escocia (AP) — Justin Rose ganó el Abierto de Escocia por dos golpes luego de una ronda final de 65, seis bajo par, con lo que selló triunfos consecutivos de ambos lados del Atlántico e incrementó su confianza de cara al Abierto de Gran Bretaña de la próxima semana.

El campeón del U.S. Open de 2013 convirtió la ronda final en una procesión, apuntándose seis birdies y sin bogeys en un día sin viento en el campo Royal Aberdeen que se prestó para marcadores bajos.

El poco laureado sueco Kristoffer Broberg terminó segundo con 14 bajo par luego de una ronda de 66 impactos. Eso le valió uno de los tres boletos de clasificación para el Abierto de Gran Bretaña en Hoylake, junto a Tyrrell Hatton y Scott Jamieson, que se ubicaron dentro de los 10 primeros.

Rose, quien comenzó el día empatado en la cima con Marc Warren, se enfiló a su primer triunfo en Europa desde 2007 y respaldó su triunfo en el Quicken Loans National en el campo Congressional del mes pasado que puso fin a una sequía de un año que se remontaba al U.S. Open en Merion.

"Se siente increíble estar de regreso en el círculo de ganadores tan pronto", dijo Rose, quien se llevó casi dos millones de dólares.

Hubo varios birdies el domingo debido a las condiciones ideales. El escocés Stephen Gallacher y el chileno Felipe Aguilar rompieron el récord del campo con rondas de 63, ocho bajo par, y el ex campeón Phil Mickelson guardó su mejor día para el final con una tarjeta de 65.

El inglés estuvo tranquilo al arrancar con birdies en los hoyos 2 y 3 para abrir una ventaja de dos golpes sobre Warren, quien buscaba vengar su debacle en la ronda final del Abierto de Escocia hace dos años.

"Estuve bastante sereno y comencé muy bien", dijo Rose. "Nunca me sentí en muchos problemas".