ROMA (AP) — El papa Francisco exigió el lunes que los gobiernos trabajen en forma colectiva para poner fin a la creciente hambre en el mundo, en una labor que acabe con los conflictos y los desastres relacionados al cambio climático que obligan a la gente a dejar su hogar en busca de su sustento diario.

El pontífice recibió una sonora ovación en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), donde conmemoró el Día Mundial de la Alimentación con una exhortación a los gobiernos para que trabajen juntos con el fin de enfrentar los problemas del hambre, el calentamiento global y la inmigración, los cuales están interconectados.

Mencionó el acuerdo climático de París, en el que los gobiernos se comprometieron a poner límites a las emisiones que impiden que el calor salga del planeta, como un ejemplo de acción para combatir el calentamiento global con base en la evidencia científica.

Pero en lo que pareció ser un golpe a Estados Unidos, que decidió salirse del acuerdo, Francisco lamentó que “desafortunadamente algunos se están distanciando de él”.