NUEVA YORK (AP) — Un juez federal de Nueva York declaró el lunes a Argentina en desacato por rehusarse a pagar 1.500 millones de dólares a fondos de cobertura estadounidenses en una decisión que Buenos Aires consideró "violatoria del derecho internacional".

El juez federal Thomas P. Griesa hizo el anuncio después que un abogado de esos fondos, encabezados por NML Capital Ltd., del multimillonario inversionista Paul Singer, alegara que el país desafió abiertamente durante más de un año la orden de pago que había emitido el tribunal.

El juez dejó pendiente cualquier sanción contra el país hasta que se realicen audiencias adicionales.

El gobierno argentino dijo que la decisión de Griesa carece de efecto práctico "salvo proveer de nuevos elementos que sirvan a la difamante campaña política y mediática llevada adelante por los fondos buitre" contra el país.

En un comunicado emitido en Buenos Aires, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina afirmo que el país hará lo que tenga que hacer en la defensa de su soberanía e insistirá ante Estados Unidos que acepte que esta controversia se dirima en la Corte Internacional de Justicia.

El país sudamericano dijo que la decisión del juez Griesa es "violatoria del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la Organización de los Estados Americanos".

Griesa dijo que declaraba a Argentina en desacato por desafiar su orden de que liquide 1.500 millones de dólares que adeuda a fondos de cobertura estadounidenses que poseen bonos argentinos si paga intereses a la mayoría de otros tenedores de esos documentos.

"Estamos hablando de las propuestas, cambios y acciones provenientes del poder ejecutivo de la República Argentina", declaró el juez.

Griesa consideró una conducta ilegal imposible de obviar los reiterados intentos de Argentina para eludir el pago a los fondos estadounidenses que poseen bonos vencidos, después que no aceptaran canjearlos por otros títulos de menor valor en 2005 y 2010, como ocurrió con más del 90% de quienes tenían esos documentos.

"La república en diversas maneras ha intentado evitar, atender, casi ignorar esta parte básica de sus obligaciones financieras", declaró el juez.

Según el juez, Argentina adoptó medidas recientes para que un banco en Nueva York deje de ser el custodio de los bonos de muchos de los tenedores y transferir las obligaciones financieras a un nuevo consignatario radicado en el país sudamericano.

El abogado Carmine Boccuzzi, que trabaja en Nueva York y representa a Argentina, había alegado que sería prematura la conclusión de desacato porque el país no había pagado intereses a los tenedores de bonos que aceptaron canjearlos por bonos de menor valor después de que la nación declarara en 2001 una mora de pagos por una deuda de 100.000 millones de dólares.

Boccuzzi dijo que los tenedores estadounidenses de bonos "quieren que se castigue a Argentina. Pero no es lo adecuado".

"La república ha actuado con responsabilidad", apuntó.

Sin embargo, agregó, pagarle a los tenedores estadounidenses de los bonos obligará a Argentina liquidar unos 20.000 millones de dólares a otros poseedores de ese tipo de documentos que no fueron parte de la disputa judicial.

"Estamos atados de manos", apuntó.

El abogado declinó hacer declaraciones a la prensa a su salida de la sala de la corte.

Un abogado de los tenedores estadounidenses de bonos, Robert Cohen, había solicitado al juez que emitiera el desacato e impusiera una multa diaria de 50.000 dólares a Argentina. Las sanciones deben ser suficientemente estrictas para que Argentina se dé cuenta de que necesita cambiar de conducta, agregó.

"Es difícil imaginar cómo podría empeorar la situación", señaló Cohen.

La cancillería argentina dijo que Griesa "ostenta el triste record de ser el primer juez que declara un desacato contra un Estado soberano por pagar una deuda".

Odette Lienau, profesora de derecho en la Universidad de Cornell, señaló que Argentina no es el primer país declarado en desacato por un juez. Lo mismo le pasó a Rusia el año pasado, cuando un juez en Washington declaró al país en desacato por ignorar su orden del 2010 exigiendo que la nación devuelva un archivo de libros y manuscritos religiosos al grupo judío Chabad, con sede en Nueva York.

"En Rusia las multas siguen subiendo y subiendo y el país sigue sin querer pagar. Creo que algo parecido le podría pasar a Argentina. Si Argentina ya está dispuesta a ir en contra de lo que dice Griesa, no creo que unas sanciones la hagan cambiar de parecer", explicó Lienau.

La experta en leyes también dijo que la orden de desacato de Griesa podría indicar a tercera partes, bancos u otros fondos inversionistas que el juez no está contento con lo que está ocurriendo y que podría emitir órdenes de desacato contra ellos si actúan a favor del país latinoamericano.

__

Las periodistas de The Associated Press Débora Rey en Buenos Aires, Argentina, y Claudia Torrens en Nueva York colaboraron para este despacho.