EL CAIRO (AP) — Un prominente activista nubio _arrestado en Egipto el mes pasado por participar en una protesta pacífica_ falleció mientras estaba en la cárcel, informaron el domingo un abogado y un amigo enterados del caso. La muerte probablemente encenderá de nuevo la controversia sobre las malas condiciones en las cárceles egipcias y sobre la práctica de mantener a gente detenida sin juicio ni formularle cargos formales.

Dijeron que Gamal Sorour, un empresario de unos 50 años, falleció el sábado. Había informes contradictorios entre sí sobre si murió en su lugar de detención en la ciudad sureña de Asuán o si fue poco después de su llegada a un hospital. La policía en Asuán dijo que murió poco después de llegar al hospital.

Sorour, que padecía problemas de salud de hace muchos años y se sometió a una cirugía crítica hace varios años, sufrió un coma diabético el sábado.

La muerte fue reportada por el prominente abogado de derechos humanos Ragia Omran, que lo vio la semana pasada durante una audiencia judicial en Asuán, y por su amigo y activista Haggag Oddoul. Omran dijo que el funeral será el domingo en El Cairo, donde reside una comunidad Nubia considerable.

Sorour estaba entre 25 nubios arrestados en Asuán en septiembre por realizar una manifestación pacífica. Exigían que se permita el regreso del pueblo nubio a sus tierras ancestrales, de donde fueron expulsados en la década de 1960 para construir la famosa Presa de Asuán, que se alimenta de las aguas del Nilo.

Los nubios detenidos enfrentan ahora acusaciones de participar en una manifestación no autorizada, incitar a protestas y perturbar el orden público. Si son condenados, podrían enfrentar hasta cinco años de prisión.

"Lamentablemente, Gamal Sorour no fue el primero ni será el último de los presos que morirán en las cárceles de Egipto", declaró Omran, miembro del Consejo Nacional de Derechos Humanos, en Facebook. "La negligencia médica en los cuarteles policiales, en las cárceles y los centros de detención es algo cotidiano, pese a las campañas a favor de una atención médica apropiada para los detenidos, lo cual es un derecho básico".