LISBOA (AP) — La ministra del Interior de Portugal, responsable de los servicios de emergencias, renunció el miércoles a su cargo después de que 106 personas murieran este año en incendios forestales.

Constança Urbano de Sousa presentó su dimisión y fue aceptada por el primer ministro Antonio Costa, indicó el gobierno en su sitio web.

En su carta de renuncia, Urbano dijo que quiso renunciar tras la muerte de 64 personas en un incendio hace cuatro meses, pero Costa le pidió que se quedara. Reiteró su petición después de que otras 42 personas fallecieran en otra oleada de fuegos el fin de semana.

“Aunque la tragedia se debió a múltiples factores, llegué a la conclusión de que no podía continuar por motivos políticos y personales”, manifestó la funcionaria.

Esta cifra de muertos en incendios en un año es de lejos la más alta documentada en Portugal y ha conmocionado al país. Se han convocado protestas silenciosas para el próximo fin de semana en un esfuerzo por presionar al gobierno para que tome medidas más firmes.

Urbano estaba bajo una gran presión política para que renunciara. Las investigaciones oficiales sobre las muertes en junio, que ocurrieron en una sola noche, encontraron numerosos fallos en la respuesta oficial, aunque también podían atribuirse a gobiernos anteriores.

La presión por los fallecidos fue un gran peso para Urbano, que varias veces quedó al borde de las lágrimas en declaraciones públicas sobre la tragedia.

La ministra dijo haber preparado el terreno para las reformas que se esperaba aprobara el gobierno el próximo sábado.

El Servicio de Emergencias de la Unión Europea, que compila datos de incendios forestales en el bloque de 28 países, dijo que los siniestros han calcinado casi 520.000 hectáreas (1,3 millones de acres) este año en Portugal. Eso comparado con un promedio anual de apenas más de 83.000 hectáreas (205.000 acres) entre el 2008 y el 2016. Es la mayor área incendiada en un año en la historia de Portugal.

Italia es segunda en la lista de más bosques incendiados este año en la UE, con 133.000 hectáreas (329.000 acres).